Tratamiento de la amigdalitis aguda.

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para asegurar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

Los síntomas como dolor de garganta y fiebre pueden ser signos de inflamación de las amígdalas. ¿Cuáles son las formas de tratar esta afección común?

Tratamiento de la amigdalitis aguda.

Para tratar la amigdalitis aguda, la solución a la que se suele recurrir es el uso de penicilina. En la mayoría de los casos, este fármaco mata las bacterias por completo, sin necesidad de otro fármaco. Sin embargo, puede haber excepciones que requieran otras medidas.

¿Qué es la amigdalitis aguda?

La amigdalitis es un proceso febril agudo con inflamación del área faringoamigdalar. La afección se localiza en las amígdalas palatinas y otras formaciones linfoides de la orofaringe. Entre las bacterias más importantes que causan amigdalitis aguda se encuentra el estreptococo beta hemolítico del grupo A (EbhGA).

En términos coloquiales, esta enfermedad se conoce con el nombre de angina. Afecta directamente a la flora bacteriana oral e indirectamente a otras infecciones del organismo. Cualquiera es susceptible de sufrirlo; sin embargo, es muy común en niños mayores de 3 años y adultos mayores.

Esta condición aparece de repente después de un período de incubación de 2 a 4 días. El dolor puede llegar al área de la oreja y causar molestias en el cuello. Debido a esta incomodidad, mover el cuello es un problema.

Lea también: ¿Es recomendable operar sobre las amígdalas?

¿Cuáles son los síntomas que produce?

Generalmente, un cuadro de amigdalitis aguda se acompaña de estos síntomas:

  • Fiebre.
  • Falta de apetito
  • Malestar general.
  • Dolor de garganta.
  • Nariz que moquea
  • Amígdalas inflamadas.
  • Letargo; es la pérdida temporal y completa de la sensación y el movimiento debido a una causa fisiológica aún no identificada.

¿Cómo se hace el diagnóstico de amigdalitis?

Para determinar si las bacterias GABA están en el cuerpo, se requiere un cultivo del exudado de las fauces. Esto se hace en función de la edad, los signos, los síntomas y las condiciones meteorológicas del paciente; La epidemiología familiar también es importante para confirmar la infección.

La prueba, que es 99% efectiva, permite identificar el carbohidrato de la pared celular del EbhGA de la amígdala y la pared posterior de la faringe. También se puede realizar una prueba serológica para determinar la presencia de anticuerpos y ese patógeno en particular.

Según la Dra. María Estela García Díaz, de la Secretaría de Salud de México, Es conveniente distinguir una verdadera infección de la faringe y enrojecimiento faríngeo. Ocurre en un resfriado de las vías respiratorias superiores, porque el tratamiento es diferente.

En ese sentido, agrega el profesional, las causas que determinan la faringitis aguda son cambios bruscos de temperatura a finales del otoño y principios del invierno.

¿Existe tratamiento médico para la amigdalitis aguda?

Antibióticos

El tratamiento con antibióticos para la amigdalitis consiste en el uso de penicilina y amoxicilina. En algunos casos, la penicilina G benzatínica se administra por vía intramuscular profunda en una sola dosis; Además de ser dolorosa, esta alternativa no se recomienda a menos que se produzcan vómitos o el tratamiento oral no funcione.

Asimismo, de acuerdo con el razonamiento del Dr. Hijano Bandera, las cefalosporinas y macrólidos orales no deben usarse como antibióticos de primera elección, a excepción del cefadroxil, en el caso de antecedentes de alergia tardía a los betalactámicos.

Te puede interesar: ¿Por qué no es bueno mezclar antibióticos y alcohol?

Enjuague bucal

Los enjuagues bucales son soluciones acuosas que actúan sobre las mucosas de la zona bucal y faríngea. El proceso de curación consiste en enjuagar, en el que hay que mantener la boca abierta sin tragar saliva.

Por ningún motivo se justifica beber los excipientes que encontramos en su preparación. Sus compuestos más comunes son agua, etanol, humectantes y aromatizantes. Suelen tener las siguientes propiedades:

  • Antisépticos: Ciertos enjuagues bucales cumplen la función de prevenir infecciones, ya que eliminan las bacterias presentes en los tejidos.
  • Anestesia local: Estos disminuyen el dolor y la sensibilidad en la lengua y la garganta. Algunos ejemplos son lidocaína, benzocaína y tetracaína.
  • Descongestionantes y expectorantes: los más frecuentes son alcanfor, clorofila, gomenol, mentol, terpineol, esencia de pino, eucalipto.

Tratamiento sintomático

En última instancia, para tratar la amigdalitis aguda, se pueden tomar medidas para aliviar los síntomas:

  • No se recomienda recurrir a la automedicación.
  • Ventile toda la casa todos los días durante al menos 20 minutos.
  • Tome medidas higiénicas: uso de pañuelos desechables, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, lavarse las manos después de toser para evitar el contagio y también si es necesario manipular alimentos.
  • Coma solo alimentos blandos y aumente la ingesta de líquidos: Evite el consumo de jugos cítricos porque son muy ácidos e irritan la mucosa inflamada, elimine el alcohol y el tabaco de la dieta, no beba ni coma alimentos picantes.

¿Cuál es el pronóstico de la amigdalitis?

En la mayoría de los casos, los síntomas de la amigdalitis. mejoran dos o tres días después de iniciar el tratamiento. Rara vez causa complicaciones.

Su pronóstico es bastante alentador, porque Casi siempre es posible curar la infección después de completar el tratamiento. Sin embargo, algunos pacientes requieren más de un ciclo para lograr una mejoría completa.

Finalmente, cabe mencionar que Si el dolor persiste, busque asistencia médica. En esos casos, se pueden requerir medicamentos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios, como el ácido acetilsalicílico.