Diferencias entre odinofagia y disfagia

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

Aunque odinofagia y disfagia son dos términos que pueden confundirse, cada uno de ellos hace referencia a un problema específico diferente.

Diferencias entre odinofagia y disfagia

La odinofagia y la disfagia se refieren a un serie de problemas que tienen que ver con la ingestión de alimentos. Sin embargo, estos dos conceptos tienen algunas diferencias entre sí que cubriremos a lo largo de este artículo.

A pesar de que mucha gente confunde ambos términos, lo cierto es que una vez que veamos lo que implica uno u otro, nos daremos cuenta de lo diferentes que son la odinofagia y la disfagia, aunque también tienen cierta relación.

¿Qué es la odinofagia?

Primero, discutiremos el concepto de odinofagia. Esto se refiere, como señala el estudio Enfermedad por reflujo gastroesofágico, a la dolor que se produce en el momento en que tragamos (alimentos sólidos, líquidos o saliva). Cursos con:

  • Intensidad leve del dolorAunque en algunas circunstancias esto puede aumentar, suele ser bastante leve.
  • Cronicidad: en algunos casos el dolor al tragar se vuelve crónico, lo que puede indicar la presencia de una enfermedad grave que necesita ser tratada.
  • Contracciones sincrónicas: los músculos de la zona se contraen provocando dolor.

Causas

La odinofagia suele presentarse como una consecuencia de enfermedades como faringitis, amigdalitis u otra serie de infecciones que puede afectar el área de la garganta. Sin embargo, una vez resuelta la causa, la odinofagia desaparece, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Esto no sucede en otras situaciones en las que este dolor al tragar se vuelve crónico y, por lo tanto, puede estar alertando sobre la presencia de un problema importante. Por ejemplo, una úlcera.

Sin embargo, antes somos alertados por todo esto y nos preocupamos en vano, si tenemos alguno de los síntomas mencionados, Ir al médico es la mejor opción para aclarar dudas. Así, también podemos iniciar un tratamiento adecuado para solucionar el problema.

Te puede interesar: Enfermedad de Akureyri

¿Qué es la disfagia?

Ahora que sabemos un poco más sobre la odinofagia, hablemos de la disfagia. En este caso, no se refiere al dolor que se produce durante la deglución, sino a dificultades para tragar alimentos sólidos y líquidos.

De hecho, la comida detiene su progreso antes de pasar por la garganta debido a la incapacidad de pasarla. A veces, incluso la persona con disfagia puede tener problemas para masticar los alimentos, formando lo que comúnmente se conoce como una «bola».

El ensayo Dificultad para tragar escrito por Norton J. Greenberger, MD, Brigham and Women’s Hospital, y publicado en el Manual Merck, explica que algunos de los síntomas de la disfagia coinciden con los de la odinofagia:

  • Dolor al tragar (odinofagia): esta es la razón por la que los alimentos o los líquidos no pueden realizar su recorrido normal.
  • Sensación de bolo histérico: es un síntoma de ansiedad caracterizado por la sensación de tener los músculos de la garganta rígidos y rígidos, estrechándose la garganta.
  • Voz ronca: Ocurre por la contracción de los músculos de la zona.
  • Regurgitación: la incapacidad para tragar hace que los alimentos regresen a la boca y no pasen por la garganta.
  • Náusea: surgen de la dificultad para tragar y la regurgitación causada por la disfagia.

Causas

Las causas de la disfagia incluyen acalasia (una enfermedad rara que afecta el esófago), esofagitis que puede estar relacionada con una alergia alimentaria o la presencia de tumores en la zona.

Asimismo, cuando acudamos al médico con estos síntomas, lo primero que hará es comprobar que no existen cuerpos extraños que estén provocando la disfagia. En algunas situaciones, un trozo de comida puede estar causando este desagradable problema.

Descubrir: Problemas que ocurren por no masticar bien los alimentos.

Prevenir la odinofagia y la disfagia

Ahora que hemos visto las diferencias entre odinofagia y disfagia, aunque una puede ser síntoma de la otra, es importante saber cómo podemos prevenirlas.

Para ello, se recomienda masticar bien los alimentos y no digerir trozos demasiado grandes que dificultan la deglución. Además, es necesario adquirir buenos hábitos para mantenerse lo más saludable posible y evitar que la faringitis u otras infecciones provoquen esta afección.

Finalmente, no podemos olvidar la importancia de acudir al médico regularmente para verificar que todo está bien. La detección precoz de una úlcera, reflujo gastroesofágico o cualquier otra enfermedad puede ayudarnos a evitar padecer odinofagia y disfagia durante mucho tiempo.

Te puede interesar …