Amigdalitis aguda: mejora con la salud

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para asegurar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

La mayoría de los casos de amigdalitis aguda disminuyen notablemente dentro de los 2 o 3 días posteriores al inicio del tratamiento médico. Sin embargo, si hay complicaciones, es fundamental consultar a un especialista para evaluar las posibles complicaciones.

Amigdalitis aguda

La amigdalitis aguda consiste en una infección, que puede ser tanto viral como bacteriana, de amígdalas o amígdalas, común en la actualidad. Estos son dos pequeños órganos de defensa con forma de cojín que se encuentran en la parte posterior de la garganta, uno a cada lado.

La infección provoca la inflamación de estos ganglios y, por tanto, provoca dolor de garganta, fiebre y dificultad para tragar alimentos.

Como indica la literatura científica, afecta con mayor frecuencia a niños y adolescentes, pudiendo transmitirse por contacto directo con saliva u objetos contaminados, o indirectamente a través del aire, tosiendo y estornudando.

Aunque la infección suele causar molestias durante un período de tres a cinco días, la mayoría de los pacientes pueden recuperarse por completo con o sin mediación. Solo un pequeño número de casos presenta complicaciones graves que requieren una intervención médica de emergencia.

Causas de la amigdalitis aguda.

Los estreptococos están detrás de la causa de la escarlatina y otros problemas de salud.

La causa más común de amigdalitis aguda es una infección viral como el adenovirus, el virus de la influenza, el virus de la parainfluenza, el virus de Epstein-Barr, el enterovirus o el virus del herpes simple. También puede ser causado por una infección bacteriana, especialmente en el caso de adolescentes y adultos. Los más comunes son los siguientes:

  • Streptococcus pyogenes.
  • Estafilococo.
  • Neumococos.
  • Haemophilus.

Te recomendamos leer: Las diferencias entre virus y bacterias

Factores de riesgo

Las amígdalas son la primera barrera de defensa. Posee el sistema inmunológico contra bacterias y virus que ingresan por la boca. Debido a esta función, estos ganglios son susceptibles de inflamarse e infectarse. Algunos factores que aumentan su riesgo de amigdalitis incluyen los siguientes:

  • Tener contacto directo con una persona infectada.
  • Tiene un sistema inmunológico débil.
  • Personas entre 5 y 15 años.

Síntomas y diagnóstico de amigdalitis aguda.

Debido a la amplia variedad de microorganismos que pueden causar amigdalitis aguda, es difícil establecer el período de incubación exacto desde que la persona está infectada hasta que muestra síntomas fuertes. En general, un paciente con amigdalitis aguda experimenta:

  • Ganglios sensibles y agrandados (ganglios linfáticos) en el cuello.
  • Dolor de estómago, especialmente en niños pequeños.
  • Manchas blancas o amarillas en las amígdalas, dificultad o dolor al tragar alimentos.
  • Amígdalas enrojecidas e hinchadas, cambios en el tono de voz, rigidez en el cuello.
  • Dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor de oído, halitosis o fiebre.

Diagnóstico de amigdalitis aguda. se puede realizar con una muestra faríngea. Este es un examen médico que recolecta secreciones de la parte posterior de la garganta usando un hisopo largo y estéril.

La muestra se analiza en la clínica o en un laboratorio para detectar bacterias estreptocócicas. Este procedimiento es indoloroAunque puede causar un poco de náuseas cuando se inserta el hisopo por la garganta.

¿Desea saber más? ¿Es recomendable operar sobre las amígdalas?

El tratamiento de la amigdalitis.

Para un tratamiento adecuado de la amigdalitis. es importante saber si es de origen bacteriano o viral. Si bien la amigdalitis bacteriana aguda se combate con antibióticos, la amigdalitis viral debe tratarse con atención domiciliaria.

Antibióticos

Cuando se trata de una infección bacteriana, el médico puede sugerir que se tomen antibióticos. Sin embargo, es importante consultar y no automedicarse.

Si se determina que la amigdalitis es causada por una infección bacteriana, el médico le recetará una serie de antibióticos. La penicilina a menudo se administra por vía oral durante 8 a 10 días. Sin embargo, si el paciente es alérgico a este fármaco, el profesional buscará un antibiótico alternativo.

Cuidados en el hogar

Dado que la amigdalitis viral no se trata con antibióticos, es importante tener en cuenta algunos cuidados en casa que le ayudan a sobrellevar los síntomas y promover la recuperación. Por supuesto, estas medidas se pueden aplicar independientemente de la causa de la infección.

  • Duerme bien, descansa y humedece el aire.
  • Evite los cigarrillos y su humo, haga gárgaras con agua salada.
  • Evite manipular productos químicos irritantes y use pastillas medicinales para el dolor de garganta.
  • Beba muchos líquidos para lubricar la garganta y evitar la deshidratación.
  • Trate el dolor y la fiebre (consulte a su médico sobre el uso de ibuprofeno o paracetamol).

Cirugía

De manera similar, la cirugía para extirpar las amígdalas, amigdalectomía, es una medida que se toma cuando estos ganglios se inflaman gravemente, comprometiendo la respiración y provocando trastornos como la apnea obstructiva del sueño.

También se realiza una amigdalectomía si la amigdalitis se vuelve crónica, provocando complicaciones que no responden al tratamiento antibiótico.

Te puede interesar …