Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio.

Si nuestra piel es sensible debemos prestar atención a las posibles reacciones que puede provocar el bicarbonato, ya que en ocasiones puede resultar algo agresivo para determinados tipos de piel

Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio es uno de los elementos que no puede faltar en el hogar. Esto tiene múltiples aplicaciones y en cualquier momento nos puede sacar de apuros.

Ya sea para usarlo para limpieza, salud o estética, no dejes de comprar este producto.

Por eso, en este artículo te contaremos sobre las mejores mascaras que puedes hacer usando este ingrediente.

Propiedades del bicarbonato de sodio para la estética.

El bicarbonato de sodio tiene muchos usos cuando se trata de estética. Es exfoliante, antibacteriano y antiséptico, mencionando solo algunos de sus usos.

A continuación, te contamos más ventajas de usar bicarbonato de sodio en la piel (especialmente en el rostro). Estos son:

1. Limpiador

Todos los días nuestro rostro está expuesto a la contaminación ambiental, los rayos del sol, las toxinas, el polvo y otros factores nocivos.

Si no lo lavamos por la noche, toda esa suciedad se acumula y provoca manchas, falta de elasticidad o poros dilatados.

  • El bicarbonato de sodio puede ayudarlo a limpiar su piel. Gracias a sus propiedades antisépticas y antibacterianas, eliminará las bacterias, según este estudio realizado por la Universidad Semmelweis (Hungría), limpiando el rostro de elementos tóxicos.

Visita este artículo: Cómo limpiar la piel con agua de almendras y romero

2. Anti-acné

El acné no solo aparece en los adolescentes. Si no cuidamos adecuadamente la piel, los granitos no tardan en aparecer. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde esta afirmación. Si tiene problemas de acné, consulte a un dermatólogo.

3. Antimanchas

Se cree que el bicarbonato de sodio no solo funciona muy bien para el acné, también nos ayudaría si tenemos manchas provocadas por el sol, el paso del tiempo o la depilación. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde tal afirmación.

4. Hidratante

Cuando se mezcla bicarbonato de sodio con miel o aceite de oliva, el resultado es una mascarilla ideal para hidratar.

  • Estas combinaciones aportan vitaminas y ácidos grasos esenciales. La miel, según este estudio realizado por la Universidad de la Frontera (Chile), es curativa. Por otro lado, el aceite de oliva es antiinflamatorio y reconstituyente, según esta investigación realizada por la Universidad de Chang Gung de Taiwán.

5. Antiséptico y antiinflamatorio

Sin embargo, no se recomienda para pieles muy sensibles porque puede provocar enrojecimiento, irritación y sequedad.

Pero el bicarbonato de sodio actúa como un poderoso antiséptico. ideal para granos que se infectan. Así lo asegura esta investigación realizada por la Universidad de las Américas (Ecuador).

  • También puede servir si la dermis ha sido inflamada por una alergia o contacto con el sol.

6. Económico

Además de ser muy sencilla su aplicación, el bicarbonato es asequible y está disponible en las tiendas.

  • En pocos minutos se puede hacer una mascarilla eficaz sin la necesidad de costosos tratamientos en un salón de belleza.

Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio.

Usted puede prueba si este ingrediente reacciona bien en tu piel pasando un poco por el dorso de la mano con movimientos circulares.

  • Espere unos minutos, preste atención e identifique enrojecimiento, irritación, ardor o cualquier otro síntoma.
  • Si nada de eso aparece es que puedes usar el bicarbonato de sodio sin problemas.

Lea también: 5 exfoliantes con bicarbonato de sodio para una piel envidiable

1. Mascarilla de bicarbonato de sodio para pieles grasas

Este tratamiento Se utiliza para exfoliar, hidratar y regenerar la piel. Los ingredientes son fáciles de encontrar y la preparación solo te llevará unos minutos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g).
  • 3 cucharadas de agua mineral (30 ml).
  • El jugo de ½ limón.
  • 4 gotas de aceite de oliva, almendra o lavanda.

Preparación

  • En un bol coloca el bicarbonato de sodio.
  • Verter el agua poco a poco sin dejar de remover, para formar una pasta.
  • Exprime el limón y agrégalo a la preparación.
  • Finalmente, vierte las gotas del aceite esencial de tu elección.

Aplicación

  • Lávese la cara con agua tibia y seque suavemente con una toalla.
  • Extienda la mascarilla con movimientos circulares por todo el rostro (evite el área de los ojos).
  • Si notas un poco de escozor en las espinillas no te preocupes, es normal.
  • Dejar actuar 20 minutos y retirar con abundante agua tibia.

2. Mascarilla de bicarbonato para pieles secas

Esta receta es similar a la anterior pero, en lugar de limón, agregaremos miel.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g).
  • 3 cucharadas de agua mineral (30 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).
  • 4 gotas de aceite de oliva, almendra o lavanda.

Preparación

  • En un recipiente, coloca el bicarbonato de sodio y agrega el agua poco a poco.
  • Cuando haya obtenido una pasta homogénea, Incorporar la miel (si es líquida, mejor).
  • Agregue el aceite esencial de su elección y revuelva.

Aplicación

  • Con el rostro limpio y ligeramente seco, aplicar la mascarilla con mucha suavidad para no irritar.
  • Espere 15 minutos y retire con agua tibia.
  • Puedes aplicar una crema hidratante (la que usas habitualmente) o un par de gotas de cualquier aceite esencial.

3. Mascarilla de bicarbonato de sodio con manzanilla

Este exfoliante facial es muy eficaz y se puede realizar en casa sin problemas. Cuando tengas una tarde libre, aprovecha los beneficios de sus componentes.

Ingredientes

  • 1 bolsa de té de manzanilla.
  • ½ taza de agua (125 ml).
  • 2 cucharadas de copos de avena (20 g).
  • 1 cucharada de miel (25 g).
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g).

Preparación

  • Prepara la infusión de manzanilla como de costumbre.
  • Deje reposar.
  • Mientras tanto, muele los copos de avena con ayuda de un mortero, un robot de cocina o una cuchara.
  • En un bol, coloca el bicarbonato de sodio, la miel y la avena. Mezclar bien.
  • Retirar la bolsita de té y agregar poco a poco en la preparación anterior.
  • Si la mezcla es demasiado ligera, puede agregar más bicarbonato de sodio.

Aplicación

  • Lávate bien el rostro y aplica generosamente, especialmente en las zonas donde se acumula la grasa y la suciedad: nariz, frente y mejillas.
  • Deje transcurrir 20 minutos y enjuague con agua tibia.
  • Cuando termine, aplique una crema hidratante.
  • Repite este tratamiento una vez a la semana.

Los resultados de estas mascarillas te sorprenderán. No olvides primero haz la prueba en el torso de la mano para que puedas aplicarlos con total tranquilidad.

Te puede interesar …