5 remedios naturales para tratar la esofagitis

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para asegurar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 6 minutos

Algunos remedios naturales actúan como adyuvantes contra los síntomas de la esofagitis. Sin embargo, es recomendable acudir al especialista para conocer otras opciones de tratamiento.

5 remedios naturales para tratar la esofagitis

Para tratar la esofagitis es necesario consultar al gastroenterólogo, ya que pueden ser necesarios medicamentos y cambios en la dieta. Sin embargo, también puedes considerar algunos remedios naturales que sirven como adyuvantes para calmar tus síntomas.

Esofagitis es un trastorno inflamatorio que causa lesiones en los tejidos del esófago, es decir, el tracto digestivo a través del cual se transportan los alimentos desde la boca hasta el estómago. Las víctimas experimentan dolor en la parte superior del abdomen, descrito como una sensación de ardor o presión.

Es un problema que puede manifestarse de forma leve o grave, según su causa. Sin embargo, en la mayoría de los casos no causa complicaciones y mejora una vez iniciado el tratamiento. A continuación, repasamos sus causas y compartimos algunos remedios caseros.

Causas comunes de esofagitis

Como señala una publicación del World Journal of Gastroenterology, la mayoría de los casos de esofagitis son producidos por los efectos del reflujo gastroesofágico. Este es un líquido ácido que sube desde el estómago hacia el esófago, causando irritación en sus tejidos.

Sin embargo, la mucosa esofágica también puede verse afectada por algunas condiciones infecciosas, sistémicas o químicas. Los factores más comunes que afectan su desarrollo son:

  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas y cigarrillos.
  • Consumo de drogas a largo plazo.
  • Comidas pesadas e irritantes.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Vómitos repetitivos

¿Desea saber más? Leer: Alergias alimentarias y cómo reducirlas

Los síntomas de la esofagitis.

La esofagitis causa diversas molestias, como dolor en la boca del estómago y dificultad para tragar.

Los síntomas de la esofagitis pueden variar en cada paciente, dependiendo del daño al tejido del esófago y la rapidez con la que se ha decidido a abordar este problema. A menudo, las manifestaciones más comunes incluyen las siguientes:

  • Dolor en la boca del estómago.
  • Dolor de pecho.
  • Náuseas y vómitos
  • Tos persistente
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para ingerir alimentos.

Remedios naturales para controlar la esofagitis

No debemos olvidar que para un adecuado control de la esofagitis es importante seguir las recomendaciones de un profesional médico o gastroenterólogo. Según una publicación del World Journal of Gastrointestinal Pharmacology and Therapeutics, el tratamiento puede incluir:

  • Cambios en el estilo de vida: incluida la pérdida de peso, elevar la cabecera de la cama, evitar las comidas nocturnas y eliminar los alimentos desencadenantes como el chocolate, la cafeína y el alcohol.
  • Medicamentos: incluidos antiácidos, antagonistas de los receptores de histamina (ARH 2) o inhibidores de la bomba de protones (IBP).
  • Terapia quirúrgica: si no hay respuesta a los otros tratamientos.

Por otro lado, existen algunos remedios naturales que parecen ayudar a aliviar los síntomas. Aunque no deben sustituir al tratamiento médico, pueden considerarse un complemento. ¿Te atreves a probarlos?

1. Jugo de aloe vera para la esofagitis

El gel que contiene la planta de aloe vera contiene vitamina B, mucílagos y aminoácidos esenciales que ayudan a reducir la irritación en el esófago y el tracto digestivo.

Según una investigación publicada en la Revista de medicina tradicional china, su consumo ayuda a reducir el exceso de producción de jugos ácidos y protege la mucosa gástrica de las irritaciones gracias a su efecto antiinflamatorio. En general, ayuda a reducir los síntomas del reflujo.

Debido a su composición nutricional, el jugo de aloe vera puede ayudar a aliviar las molestias digestivas. Además, ayuda a reducir la inflamación del esófago.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de gel de aloe vera (75 g).
  • ½ taza de agua (125 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Agrega todos los ingredientes a la licuadora y licúa hasta obtener una bebida suave. Si lo desea, puede agregar otra cucharadita de miel al gusto.

Modo de consumo

  • Consume este jugo natural una vez al día, hasta que sientas una mejoría. Evite tomarlo en exceso porque puede tener un efecto laxante.

2. Infusión de regaliz

El té de regaliz se usa en la medicina natural para las afecciones causadas por el exceso de ácido en el estómago. Una investigación publicada en el Journal of the Australian Traditional-Medicine Society reconoce esta planta como supresor del exceso de ácido.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de raíz de regaliz (5 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).
  • Miel (25 g).

Preparación

  • Agrega la raíz de regaliz a una taza de agua muy caliente y tapa la bebida.
  • Espera a que repose 10 minutos, cuela y endulza con una o dos cucharadas de miel al gusto.

Modo de consumo

  • Tome la infusión cuando sienta acidez o dolor de estómago.
  • Repetir su consumo unas 2 veces al día.

Nota: esta planta está contraindicada en pacientes con trastornos cardiovasculares como hipertensión arterial o arritmias cardíacas. Tampoco debe ser ingerido por mujeres embarazadas o en período de lactancia.

3. Beber con bicarbonato de sodio

En pequeñas cantidades, el bicarbonato de sodio se considera un antiácido natural. Según la Sociedad Canadiense de Investigación Intestinal Este ingrediente es una solución temporal para el reflujo ácido. Sin embargo, debe usarse solo en casos leves.

En pequeñas cantidades, el bicarbonato de sodio tiene efectos antiácidos que ayudan contra la esofagitis.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio (2 g).
  • ½ taza de agua (125 ml).

Preparación

  • Diluye el bicarbonato de sodio en media taza de agua fría.

Modo de consumo

  • Beba el remedio cuando sienta síntomas de esofagitis.
  • Tómelo unas 2 veces al día.

4. Infusión de malvavisco

Según un estudio publicado en el Journal of Ethnopharmacology, el malvavisco tiene efectos protectores sobre la mucosa gástrica al neutralizar la acidez. Otro efecto de este remedio natural es que Disminuye la irritación del esófago, aliviando así el dolor causado por la esofagitis.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de malvavisco (5 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • Agrega una cucharadita de malvavisco a una taza de agua hirviendo.
  • Deje reposar la bebida durante 10 minutos y cuele.

Modo de consumo

  • Tome la infusión 2 veces al día hasta que sienta una mejoría.

¿Desea saber más? Leer: Tratamiento de la gastritis.

5. Infusión de manzanilla

La manzanilla tiene propiedades interesantes para la salud. Según una publicación en Molecular Medicine Reports, sus flores secas contienen muchos terpenoides y flavonoides que contribuyen a sus propiedades medicinales.

Además, tiene propiedades antiinflamatorias y se ha utilizado tradicionalmente para promover el alivio de diversos trastornos gastrointestinales, como esofagitis, cólicos y malestar estomacal.

La manzanilla es una de las plantas populares cuando se trata de problemas digestivos.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de manzanilla (5 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • Sumerja la manzanilla en una taza de agua hirviendo y deje reposar la bebida durante 10 minutos.
  • Colar la infusión y dejar enfriar un poco. ¡Entonces está listo para beber!

Modo de consumo

  • Consúmelo 2 o 3 veces al día, hasta que sientas una mejoría.

Complementar con buenos hábitos

Estos remedios naturales pueden ser un coadyuvante contra la esofagitis, sobre todo si se combinan con una buena alimentación, ejercicio diario y evitando al máximo el estrés. Sin embargo, Siempre que se reconozcan los síntomas de esta afección, lo mejor es consultar a un especialista.

Síntomas de una inflamación en el esófago.

Te explicamos cuáles son los síntomas de una inflamación en el esófago y los remedios que puedes utilizar para seguir en casa junto con tu tratamiento médico. Tu salud lo agradecerá. Lee mas »