15 remedios naturales para tratar los hongos de la piel

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 7 minutos

Los remedios naturales pueden servir como adyuvantes contra los hongos de la piel. Sin embargo, no sustituyen al tratamiento antimicótico prescrito por un dermatólogo. ¿Cuales son las opciones?

15 remedios naturales para tratar los hongos en la piel

La aparición de hongos en la piel se debe a una serie de infecciones. causada por diferentes tipos de hongos, entre los que se encuentran los dermatofitos y las levaduras. Estos colonizan la queratina muerta, una proteína que se encuentra en la piel, las uñas y el cabello.

Pueden aparecer en diferentes áreas, tener diferentes formas y generalmente causar síntomas como picazón, enrojecimiento y descamación. Su tratamiento puede variar según el tipo de hongo y la gravedad de la infección; sin embargo, como destaca una publicación del Journal of Fungi, a menudo se basa en medicamentos antimicóticos.

Asimismo, existen una serie de remedios naturales que se han utilizado como complemento frente a este tipo de afecciones cutáneas. Aunque no sustituyen al tratamiento médico, su aplicación puede contribuir al alivio de los síntomas. ¿Te atreves a probarlos?

Causas de los hongos en la piel.

Hay muchos tipos de hongos que pueden causar infecciones de la piel. Sin embargo, existen algunos factores desencadenantes que afectan su crecimiento excesivo. Esto incluye:

  • Sistema inmunológico débil La aparición de hongos puede indicar que el sistema inmunológico está debilitado, ya que el organismo no puede combatirlos.
  • Contagios. Un ejemplo son las duchas de gimnasios o piscinas. El hongo se encuentra en el suelo húmedo y de ahí entra y se instala entre los dedos de los pies.
  • Falta de higiene y exceso de humedad. Lo hace más propenso a la colonización por varios tipos de hongos. Después del baño, se deben secar bien los pliegues, entre los dedos y todos esos sectores complicados.
  • Además, hay gente que suda más. Esto crea el ambiente ideal para que proliferen estos microorganismos.
  • Excesiva secreción sebácea.
  • Mala alimentación y escasa ingesta de vitaminas. No comer adecuadamente hace que bajen las defensas.
  • Estrés. Se sabe que baja las defensas y, como ya hemos indicado, de esta forma los hongos pueden reproducirse con mayor facilidad.

Existen varios factores que pueden influir en la aparición de hongos en la piel. Entre estos, ambientes húmedos y cálidos.

¿Cómo reconocer los hongos en la piel?

Los síntomas de las infecciones fúngicas de la piel pueden variar según el microorganismo que las cause. Y lo que es más, a veces se confunden con otras enfermedades de la piel. Por eso, siempre y cuando sean reconocidos, es importante acudir al médico y recibir un diagnóstico certero.

Sus principales manifestaciones clínicas incluyen:

  • Manchas en la piel. Pueden ser de diferentes formas y colores. También se les llama máculas.
  • Aros rojizos
  • Picazón o ardor
  • Mal olor
  • Rotura de piel

Te puede interesar: 2 tipos de hongos cutáneos y como identificarlos

15 remedios naturales para tratar los hongos en la piel

Es muy importante tener en cuenta que los hongos de la piel deben ser tratados por un médico o dermatólogo. Aunque existen algunos remedios naturales que ayudan a calmar sus síntomas, Es necesario un tratamiento médico para superar la infección.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la evidencia sobre la seguridad y eficacia de algunos de estos remedios sigue siendo limitada. Por lo tanto, en algunos casos, es posible que no funcionen como se esperaba. Sin embargo, si quieres probarlos, estas son las opciones.

1. Dieta

Como señala una publicación en The American Journal of Clinical Nutrition, la nutrición es un factor determinante en las respuestas inmunitarias. Así, nutrientes como zinc, selenio, hierro, cobre, vitaminas A, C, E y B6; y el ácido fólico tienen importantes influencias sobre el sistema inmunológico.

Por eso, a la hora de combatir los hongos en la piel, es fundamental mejorar la dieta, asegurándose de incluir estas fuentes de nutrientes. En general, se aconseja:

  • Evite las carnes rojas, las harinas blancas, los azúcares y la leche de vaca, ya que ralentizan el tránsito de los intestinos.
  • Incrementar el consumo de frutas, especialmente cítricos, verduras y cereales integrales. Los jugos ayudan a aumentar las defensas

Adoptar una dieta saludable ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Por tanto, es un primer paso para controlar los hongos.

2. Yogur natural

La investigación sugiere que los probióticos juegan un papel importante en el tratamiento de enfermedades fúngicas. Un estudio reciente publicado en el Journal of Microbiological Methods destaca que los probióticos son útiles como agentes antimicrobianos y antifúngicos.

  • En relación a esto, el yogur combate los hongos gracias a su aporte de lactobacilos, una bacteria beneficiosa que combate estos microorganismos.
  • Por otro lado, si se aplica localmente en la zona afectada y se frota, ayuda a combatir los hongos cutáneos.

3. Jugo de limón

La capacidad antifúngica del limón contra los hongos de la piel aún no tiene suficiente respaldo científico. Un estudio publicado en el International Journal of Molecular Sciences encontró que podría utilizarse en el tratamiento de la dermatofitosis en animales.

A pesar de esto, se desconoce si puede ser eficaz contra los hongos cutáneos. Además, su aplicación tópica puede resultar irritante en pieles sensibles. Por tanto, es un remedio que debe usarse con precaución, solo por la noche. Exponer su piel al sol después de usar limón puede causar imperfecciones. Lo mejor para reducir los riesgos es diluirlo en agua.

4. Jugo de arándano

El consumo de jugo de arándano ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y, a partir de esto, Favorece el alivio de las infecciones fúngicas de la piel. Entre otras cosas, una investigación publicada en Advances in Nutrition reveló que ayuda a fortalecer la microbiota, que también es decisiva para fortalecer las defensas.

El jugo de arándano contiene nutrientes que ayudan a mejorar la respuesta inmunológica. Por tanto, se recomienda en caso de infecciones fúngicas.

5. Té para combatir los hongos de la piel

Como señala una publicación en Critical Reviews in Food Science and Nutrition, los taninos contenidos en el té pueden ayudar a inhibir el crecimiento de muchos hongos, levaduras, bacterias y virus.

  • La aplicación tópica del té favorece el alivio de los hongos cutáneos gracias a sus efectos antifúngicos. Además, calma el ardor y el picor. Para obtener los mejores resultados, debe colocarse en el área dos o tres veces al día.

6. Hoja de olivo

La hoja de olivo puede ayudar de dos formas distintas. Además de fortalecer el sistema inmunológico, tiene propiedades antifúngicas que ayudan a combatir los hongos. Este último está respaldado por un estudio publicado en Current Medical Mycology que sugiere específicamente efectos contra Candida albicans.

Para aprovechar sus beneficios puedes:

  • Bebe una taza de té de hojas de olivo (preparado con una cucharada de hojas por taza de agua).
  • Colóquelo localmente.

7. Sal marina

No hay estudios que respalden el uso de la sal marina como antifúngico natural. Sin embargo, es un ingrediente que se ha utilizado en medicina alternativa para este propósito. Por tanto, si quieres probarlo, sigue el procedimiento que te compartimos a continuación.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 2 cucharadas de sal marina (30 g)

¿Qué deberías hacer?

  • Añadiremos la sal en el vaso de agua, mezclaremos bien y aplicaremos localmente varias veces al día.

La sal marina tiene una textura granulada que ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Por ahora, no hay evidencia que respalde sus efectos antimicóticos.

8. Ajo para combatir los hongos de la piel.

El ajo es sin duda uno de los remedios más populares para combatir los hongos cutáneos por sus propiedades antifúngicas. De hecho, un estudio publicado en la Revista Iraní de Ciencias Médicas Básicas concluye que podrían utilizarse como alternativas en el tratamiento de la dermatofitosis. Sus formas de uso son:

  • Ingerido: un diente de ajo crudo, puede ser en ensaladas.
  • Tópico: un diente de ajo machacado en la zona afectada. Evite usarlo en pieles sensibles porque puede ser irritante.

9. Aceite de orégano

El aceite de orégano es un producto con interesantes aplicaciones medicinales. Entre estos, la investigación publicada en el International Journal of Current Microbiology and Applied Sciences (IJCMAS) encontró que sirve como ingrediente antifúngico. Por tanto, puede ser una opción contra los hongos cutáneos.

  • Ingestión: dos o tres gotas en un vaso de agua.
  • Tópico: mezclar aceite de orégano con aceite de oliva en partes iguales y aplicar.

10 aceite de coco

Los ácidos grasos del aceite de coco tienen importantes beneficios para la piel. Entre esto, una investigación publicada en el Journal of Medicinal Food señala que Es un producto con efectos antimicrobianos y antifúngicos. Por tanto, puede utilizarse contra infecciones.

  • Para aprovechar sus beneficios, se utiliza en la zona afectada dos o tres veces al día.

Además de ayudar contra los hongos de la piel, el aceite de coco es hidratante.

11. Vinagre de sidra de manzana

No hay suficiente evidencia para respaldar la efectividad del vinagre de sidra de manzana contra los hongos de la piel. Sin embargo, los estudios sugieren que podría ser beneficioso frente a este tipo de problemas por su contenido en compuestos como el ácido acético.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de agua (30 ml)
  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (15 ml)

¿Qué deberías hacer?

  • Combina ambos ingredientes y frótalo sobre la zona afectada con la ayuda de una gasa.
  • Evite usarlo en pieles sensibles o heridas porque es irritante.

12. Aceite de árbol de té

Es un antifúngico natural que, además, evita que el hongo se propague a otras partes del cuerpo. Incluso un estudio publicado en Skin Pharmacology respalda esta propiedad y sugiere que es útil incluso en problemas como la caspa.

  • Se usa diluido en agua (3 a 5 gotas), tópicamente, masajeando en la zona afectada.

Visita: Candida auris: todo lo que necesitas saber

13. Cúrcuma

La cúrcuma ha sido reconocida como un buen antimicótico natural. Esta propiedad, al parecer, se debe en gran parte a su contenido de curcumina. También se puede utilizar de dos formas:

  • Local: colóquelo en el lugar afectado y déjelo por un par de horas. Luego enjuague.
  • Ingerido: en forma de infusión acompañada de leche y miel.

La evidencia atribuye el efecto antifúngico de la cúrcuma a su compuesto activo llamado curcumina.

14. Plata coloidal

Los estudios científicos han sugerido que Plata coloidal Tiene propiedades antifúngicas que pueden ayudarnos a secar el hongo. Sin embargo, la evidencia sobre su seguridad y eficacia aún es insuficiente.

  • Sus extractos se pueden utilizar según las indicaciones del herbolario.

quince. Aloe vera para hongos en la piel

Las propiedades del aloe vera son innumerables, y entre ellas destaca la antifúngica. Así lo avala una investigación de la revista Fitoterapia, que concluyó que este efecto varía según la especie de hongo.

  • Corta la hoja y coloca el gel interior en la zona afectada, varias veces al día.

Nota: el éxito de estos remedios caseros radica en la constancia a la hora de aplicarlos, sumado a una muy buena higiene.

En definitiva, existe una amplia variedad de remedios complementarios que podrían ser útiles en el tratamiento de hongos en la piel. Sin embargo, siempre es recomendable acudir al médico o dermatólogo para el correcto manejo de estos problemas.

Te puede interesar …