7 consejos para iniciarte en el bondage

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

El consentimiento mutuo, la confianza y la comunicación previa son esenciales para que la práctica del bondage sea placentera. Entonces te lo contamos.

7 consejos para iniciarte en el bondage

El bondage es una de las prácticas sexuales que más llama la atención de las parejas. A pesar de que no fue socialmente aceptado durante muchos años, En la actualidad se ha puesto sobre la mesa por el boom provocado por algunas películas y libros eróticos, como «50 sombras de grey».

Muchos lo asocian con el sadomasoquismo o el sexo salvaje; Sin embargo, hay un amplio abanico de posibilidades para disfrutarlo según las preferencias de cada uno.

¿En qué consiste? ¿Cómo practicarlo? Entendiendo que muchos se sienten atraídos por el tema, a continuación queremos compartir varios consejos iniciales para principiantes.

¿Qué es la servidumbre?

Considerada por muchos como una expresión artística, la esclavitud es una práctica sexual en la que se utilizan restricciones.

  • Consiste en atar parcial o totalmente a la otra persona mediante cuerdas, ataduras, esposas o cualquier elemento que pueda inmovilizarla.
  • Su límite es el dolor, ya que no se considera fuente de placer. El atractivo se encuentra en el dominio de una persona y la entrega total de la otra.
  • Así, la persona inmovilizada permite que su pareja se encargue del acto sexual, entregándose sin reservas. El dominante usa toda su creatividad para el placer mutuo.

Lea también: Consejos para disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria

¿Con qué se puede atar y con qué no?

La esclavitud se considera una inmovilización erótica. A partir de esta definición, podemos encontrar muchas herramientas para realizar los lazos:

  • Corbatas
  • Bridas
  • Medias
  • Corbatas
  • Esposas
  • Cintas de seda

Se utilizan generalmente cuerdas de material de algodón para atar las extremidades, especialmente cuando no tienes mucha experiencia.

Las cuerdas de cáñamo y materiales similares también pueden ser útiles, pero muchas veces provocan quemaduras o cortes en la piel. Por tanto, no es recomendable recurrir a estos.

¿Cómo atar de forma segura?

La forma de atar a la otra persona puede variar dependiendo de las preferencias de ambos, o el juego o fantasía en el que te quieres sumergir. Lo normal es empezar por inmovilizar las extremidades, ya sea atándolas entre sí o en un punto fijo. Luego, dependiendo de lo que ambos quieran, se pueden atar otras partes del cuerpo.

Es muy importante tomar precauciones, especialmente cuando no hay experiencia, ya que una mala atadura puede ser dolorosa o causar una lesión en un nervio. Del mismo modo, por el gran peligro que conlleva, Está estrictamente prohibido realizar un giro de más de 180º en el cuello.

Leer: Sexo con los ojos vendados: un juego muy estimulante

¿Cómo empezar en el bondage?

Para que la experiencia del bondage sea 100% placentera, es importante que exista el consentimiento de ambas partes. La comunicación previa y la confianza son los pilares más importantes para aprovechar esta interesante práctica sexual. Además, es bueno tener en cuenta algunos consejos previos que pueden ayudarte a empezar de forma segura y dejar a un lado tus miedos.

1. Elige un rol

En el juego de la servidumbre hay una persona sumisa y una persona dominante. Póngase de acuerdo con su pareja para averiguar quién asumirá qué rol.

2. Vive tu personaje

Sea cual sea el rol que decidas asumir, vívelo y disfrútalo como tal. No hay nada malo. Esto te permitirá explorar tu sexualidad de una manera que quizás no conozcas.

Si eres la sumisa, dale rienda suelta a los caprichos de tu pareja y sigue el juego. Si eres el dominante, sé creativo y sigue adelante y cumple tus fantasías.

3. Use vendas en los ojos

Las vendas son un buen complemento para la práctica del bondage. Esto hace que la experiencia sea más divertida y prevenir distracciones visuales.

4. Elija una palabra clave

Antes de empezar, cree un código con su socio utilizando una o más palabras clave. Estos se utilizarán cuando alguien no esté de acuerdo con algo o cuando desee detenerse por completo.

5. Prueba diferentes posiciones

Al principio, es posible que esté limitado a una posición debido al tipo de empate. Sin embargo, lo ideal es variar las posiciones para que la experiencia sea más placentera y divertida.

6. Evite exagerar

¡Buen cuidado! Hay puestos que requieren cierta práctica y preparación previa. Aunque en las películas se muestran como si fueran simples, La mala práctica puede causar lesiones o arruinar el acto.

Tómelo con calma, comience con lo básico y pruebe diferentes cosas cuando tenga más experiencia.

Con o sin bondage, en el sexo no hagas nada que no quieras hacer

Como ves, el bondage es una práctica que puede dar mucho placer cuando existe el consentimiento de ambas partes. Lo importante es tenga claro que realmente desea practicarlo y ejecutarlo de manera responsable. La comunicación es clave.

Es importante enfatizar que no debe realizarse bajo los efectos del alcohol u otras drogas. De la misma forma, evita llegar al límite: recuerda que No se trata de causar dolor sino para realzar el placer.

Te puede interesar …