Refrescos y su efecto sobre la salud

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

Más allá de que puedan contener azúcar u otro edulcorante, lo peligroso de los refrescos es el gas, ya que afecta al sistema cardiovascular y también tiene consecuencias sobre el sistema óseo.

Refrescos y su efecto sobre la salud

Está científicamente probado que las bebidas carbonatadas son perjudiciales para la salud en diversos aspectos, a cualquier edad y sin importar el sexo. Su consumo habitual afecta al sistema cardiovascular, aumentando así el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, pudiendo provocar diabetes. Y no, esto no es una exageración.

En general, el consumo de refrescos está relacionado con el mantenimiento de un estilo de vida poco saludable, lo cual es un gran problema.

Ante esta situación, La Organización Mundial de la Salud ha pedido a los gobiernos que aumenten los impuestos a estas bebidas. para reducir su consumo.

La realidad es que el consumo de bebidas carbonatadas sigue siendo muy elevado a nivel mundial, especialmente debido a el uso de cafeína y otras sustancias adictivas en su preparación. Sin embargo, son las grandes campañas publicitarias las que promueven su compra e ingesta masiva. Por eso, lamentablemente hay muchos hogares en los que no es concebible comer sin tener una de estas bebidas en la mesa.

Azúcar y otras sustancias en su composición.

Los refrescos son perjudiciales para la salud porque tienen varias sustancias nocivas se combinan en su composición. Los más populares son la cafeína y el azúcar, sin embargo, no son los únicos. Los sabores, conservantes y colores también tienen su impacto en el cuerpo.

La gran mayoría de los refrescos contienen grandes cantidades de azúcar refinada.. Puede ser sacarosa o fructosa extraída del maíz transgénico; Cualquiera de los dos es dañino por pequeñas cantidades que cualquier refresco excede fácilmente en una sola lata o vaso.

Los azúcares aumentan el riesgo de diabetes, que es una patología típica de afectación arterial.

Este tipo de sustancias no solo promueven la obesidad y la diabetes., pero también pueden provocar deficiencias de nutrientes en el organismo, el desarrollo de tumores cancerosos, entre otros graves problemas de salud.

Incluso si una persona que consume refrescos a diario no desarrolla obesidad o diabetes, puede experimentar una disminución de las defensas de su sistema inmunológico.

Cabe destacar que, cuando se realiza un consumo regular de refrescos, se pueden agravar los trastornos que ya se padecen, ya que el exceso de azúcar daña la salud de todos los sistemas del organismo en poco tiempo. Por tanto, si ya tenemos un desequilibrio de salud, eliminar las bebidas carbonatadas de la vida debería ser el primer paso a dar.

Los refrescos son dañinos porque pueden reducir las defensas del sistema inmunológico.

Edulcorantes en refrescos

Si la bebida contiene edulcorantes, resolvemos un problema para generar otro. Casi todos los edulcorantes que se consumen en el mercado son sintetizados químicamente y su efecto tóxico ha sido comprobado en grandes cantidades o tras un largo tiempo de consumo.

La sacarina, el ciclamato y el aspartamo son tan malos para la salud como los azúcares refinados y, a veces, incluso más dañinos.

La stevia podría ser la alternativa a la hora de buscar un edulcorante saludableSi se compra entero para endulzar limonadas es muy beneficioso, tiene muchas propiedades beneficiosas. Sin embargo, al final lo mejor es mantener una dieta equilibrada y seguir las recomendaciones del médico.

Lee también: Las bebidas gaseosas dulces dañan nuestro cuerpo y te mostramos cómo

Las bebidas gaseosas son dañinas

Pero no importa si la bebida es alcohólica o no, si tiene azúcar o no, si la bebida es carbonatada, es perjudicial para la salud (debido al gas, ya que afecta gravemente al sistema cardiovascular).

En la mayoría de los casos, el resto de sus componentes promover: la aparición de caries, osteoporosis, diabetes, obesidad, enfermedades cardíacas, enfermedades renales, entre otras.

Sin entrar en los aspectos psíquicos de la cafeína y otros aditivos, Vemos necesario reflexionar cuanto antes sobre por qué no dejamos de consumir estas sustancias nocivas cuando lo que el cuerpo realmente necesita (y en gran cantidad) es agua.

Las grandes empresas de refrescos y bebidas no están a favor de la salud, sino de la venta. Para ellos, incluso si un producto es dañino, es más que rentable. Por ello, no paran de realizar grandes campañas publicitarias y miles de trucos más para seguir vendiendo en masa, independientemente de los problemas de salud que esto pueda ocasionar a las personas.

Es importante comenzar de inmediato a reducir el consumo de estas bebidas, hasta llegar al punto de no consumirlos ni siquiera de vez en cuando. De esta forma evitaremos dañar nuestra salud y quitarnos años de vida.

Te puede interesar …