Queso feta: todo lo que necesitas saber

Hecho verificado El artículo ha sido verificado para asegurar la mayor precisión posible (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación de renombre, instituciones de investigación académica y, ocasionalmente, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

¿Has oído hablar del queso feta? Este producto lácteo de Grecia puede hacer mucho por la salud de la población. Conoce sus beneficios y cómo usarlo.

Queso feta: todo lo que necesitas saber

El queso feta es un producto lácteo de la cultura griega que, poco a poco, se ha ido extendiendo al resto de países gracias a su versatilidad y propiedades. Es un alimento que se comercializa en salmuera, lo que aumenta su vida útil..

Cabe destacar que se elabora a partir de leche de oveja, aunque también es posible adquirir variedades cuyo ingrediente principal es la leche de yegua. Se caracteriza por tener un sabor ácido y un alto porcentaje de grasa con respecto al total de calorías. Además, se suele comercializar en cajas de madera o en envases de hojalata o aluminio que conservan sus cualidades organolépticas.

Propiedades nutricionales del queso feta

Como todo producto lácteo, el queso feta destaca, en primera instancia, por su contenido en proteínas, según la literatura científica actual. Se trata de nutrientes de alto valor biológico, que poseen todos los aminoácidos esenciales y son altamente digeribles.

La ingesta de proteínas se vuelve fundamental para prevenir patologías asociadas al envejecimiento y a la degeneración del tejido muscular.. Una revisión publicada en la revista Nutrients asegura que el consumo de proteínas puede retrasar y prevenir la destrucción del tejido magro y la pérdida de su funcionalidad.

Por si esto fuera poco, el queso feta contiene una alta proporción de ácidos grasos saturados en su composición. Hasta hace poco, esto se tomaría como una mala noticia. Sin embargo, la ciencia ha cambiado de posición al respecto.

Los lípidos saturados ya no se consideran dañinos. En la actualidad, se reconocen los beneficios de su consumo, ya que existe evidencia suficiente para afirmar que el aporte de estos ácidos grasos reduce el riesgo cardiovascular, así como la incidencia de otras enfermedades complejas.

El queso feta proviene de Grecia y es una lechería con un alto contenido en proteínas.

Para saber más: Dieta alta en grasas y riesgo de cáncer colorrectal

Micronutrientes en el queso feta

El aporte de macronutrientes del queso feta es importante y representativo, pero también contiene minerales y vitaminas beneficiosos para la salud. Un ejemplo es el calcio.

Se ha demostrado que la ingesta de productos lácteos reduce el riesgo de osteoporosis, por su contenido de calcio. El queso feta, por tanto, no iba a ser una excepción en cuanto a este mineral.

Además, contiene una importante dosis de vitamina D en su composición. Este nutriente es clave para mantener un correcto estado de salud, así como para la prevención de patologías complejas, cardiovasculares y metabólicas.

Incluso algunos tipos de cáncer tienen un mejor pronóstico cuando los niveles de vitamina D en el cuerpo son adecuados. Es bien conocida su influencia en la patología oncológica de la piel.

Paradójicamente, esta vitamina es uno de los nutrientes más deficientes en la población general. Para garantizar tu ingesta diaria, es recomendable consumir productos lácteos (como queso feta), pescado azul y huevos. Además, se recomienda la exposición frecuente a la luz solar para estimular su síntesis endógena.

También te puede interesar: ¿La vitamina D ayuda al sistema inmunológico?

Recetas con queso feta

Te vamos a presentar dos recetas sencillas con queso feta para que comiences a introducir este alimento en la rutina dietética.

Horneado

El queso feta se puede preparar en el horno, similar al provolone. Con la simple combinación de especias, como el orégano, el tomillo y la pimienta, un aderezo de aceite de oliva y ya tenemos el plato montado.

Lo único que queda es meterlo al horno durante 8 minutos a una temperatura de 200 grados centígrados, con calor de arriba y de abajo. Al retirar el producto, se recomienda volver a condimentarlo con un chorrito de aceite de oliva.

Ensalada

Las ensaladas son una excusa para la introducción del queso feta como ingrediente. Solo tienes que cortar el lácteo en cuadritos y agregarlo a tu combinación de vegetales favorita.

A partir de aquí, aliñe con aceite de oliva y vinagre para una ensalada rica y nutritiva. Si aún desea enfatizar más el contenido de proteínas, considere agregar atún enlatado al natural.

El queso feta en ensaladas aporta una textura diferente que contrasta con el resto de ingredientes vegetales.

Queso feta y sus beneficios.

Como ha visto, el queso feta es un producto lácteo saludable cuando se consume con regularidad. Su contenido en proteínas, grasas y micronutrientes lo convierten en un alimento capaz de cubrir las necesidades nutricionales diarias y prevenir la aparición de enfermedades.

Además, se puede preparar de diferentes formas. Puedes convertirlo en la estrella del plato. También es posible utilizarlo como acompañamiento para ofrecer un toque ácido a platos que contrasten con otros sabores presentes en la preparación culinaria.

De cualquier manera, no dudes en incluirlo en tus rutinas dietéticas a partir de ahora. No te arrepentirás.

Te puede interesar …