Dieta para personas con intolerancia a la fructosa

Para conocer la dieta adecuada para las personas con intolerancia a la fructosa, es fundamental diferenciar entre una persona que tiene intolerancia hereditaria a la fructosa y malabsorción de fructosa.

Dieta para personas con intolerancia a la fructosaMaría Vijande

Escrito y verificado por el farmacéutico. María Vijande el 03 de mayo de 2021.

Hay muchas personas con intolerancia a la fructosa que se enfrentan a la incertidumbre de qué dieta deben seguir. Para resolver este problema, primero es importante saber cuál es el componente del alimento que causa la intolerancia, qué alimentos lo contienen y qué es exactamente esta patología.

Sin embargo, hay muchas dietas para personas con intolerancia a la fructosa. Por tanto, al tener claro los puntos anteriores, estas personas no tienen ningún problema a la hora de alimentarse si están debidamente informadas.

¿Qué es la fructosa?

Fructosa es un azúcar simple que se puede encontrar de forma natural en las frutas. Normalmente se ingiere en forma de sacarosa. Esta sustancia es, ni más ni menos, el azúcar común que todos conocemos. Cuando tomamos sacarosa, se divide en sus componentes en los intestinos, liberando glucosa y fructosa.

También es importante saber que Otra fuente de fructosa es el sorbitol. Esta sustancia es un edulcorante que, al ser metabolizado por el organismo, puede generar fructosa.

Por otro lado, la fructosa, en condiciones normales, debe ser absorbido por las células intestinales y metabolizado en el cuerpo para poder aprovechar sus propiedades. En el momento en el que existe un problema tanto en su absorción como en su metabolización, es cuando aparecen los problemas de intolerancia a la fructosa.

Para conocer la dieta adecuada para cada persona, es fundamental diferenciar entre una persona con intolerancia hereditaria a la fructosa y malabsorción de fructosa, tal y como recoge un estudio publicado en Orvosi Hetilap.

También te puede interesar leer: 5 consejos para detectar la intolerancia a la lactosa en los niños

Intolerancia hereditaria a la fructosa

La causa de esta enfermedad es un error genético. que afecta el proceso de metabolismo de la fructosa. Está presente en 1 persona de cada 20.000. Este error hace que estas personas carezcan de la enzima involucrada en las reacciones bioquímicas del cuerpo, fructosa-1-fosfato-aldolasa o aldolasa B.

Al no tener esta enzima, responsable de la metabolización de la fructosa, este azúcar se acumula en forma de producto intermedio de la descomposición de la fructosa que es tóxica para el cuerpo. Cabe señalar que existe evidencia de que se trata de un problema hereditario en muchas ocasiones.

Malabsorción de fructosa

Mientras hablamos de un fallo en el metabolismo de la fructosa o en su asimilación intestinal, estaremos intentando intolerancia o malabsorción.

Respecto a esta patología, suele afectar a más del 30% de la población. Los pacientes tienen células en los intestinos que no pueden absorber total o parcialmente la fructosa. De esta forma se producen síntomas gastrointestinales.

Por tanto, en función de la patología sufrida y teniendo en cuenta la gravedad de sus consecuencias, la respuesta será diferente y, por lo tanto, la dieta también lo será.

Dieta para personas con intolerancia hereditaria a la fructosa

Personas con intolerancia a la fructosa de este tipo debe seguir una dieta estricta libre de fructosa, en el que no se consumen más de 1 o 2 gramos de este azúcar.

Para ello, es importante que el paciente lea las etiquetas de todos los alimentos asegurándose de que no contengan fructosa. Desafortunadamente, hay muy pocos alimentos manufacturados que se pueden consumir si padece esta afección.

Por tanto, para hacerse una ligera idea de los alimentos que las personas con intolerancia hereditaria a la fructosa pueden y no pueden consumir, hacemos una pequeña lista mencionándolos. Entre los alimentos permitidos:

  • Edulcorantes: jarabe de glucosa, sacarina, ciclamato.
  • Frutas ocasionalmente: aguacate, aceitunas maduras.
  • Verduras: acelgas, brócoli, espinacas, patatas, champiñones, escarola. Y consumo limitado: apio, berros, berza, pepino, lechuga, coliflor.
  • Carne y pescado: todos los frescos.
  • Cereales y derivados: harinas de trigo, avena, maíz, centeno, pan blanco, arroz.

Entre los prohibidos, mencionar que no se deben consumir carnes procesadas ni pescado que contiene fructosa, sacarosa o sorbitol. Tampoco se permiten bebidas de soja, leche condensada, yogur de frutas y tomates, entre otros alimentos.

En cualquier caso, salvo por la restricción de la ingesta de frutas, limitar la ingesta de fructosa puede ser beneficioso para la salud. Hay artículos que demuestran que la ingesta regular de este nutriente puede resultar perjudicial para la salud.

Leer: ¿Cuáles son las principales intolerancias alimentarias?

Dieta para personas con mala absorción de fructosa

Para evitar el desarrollo de síntomas digestivos, los pacientes con intolerancia deben reducir el consumo de fructosa según sea total o parcial.

En estos casos, la dieta a seguir es una dieta restrictiva en fructosa. Esta restricción variará en función de cada persona en función de si la malabsorción es total o parcial y el grado de intolerancia que padezca.

Si la intolerancia es total, la dieta será muy similar a la de personas con intolerancia hereditaria a la fructosa, es decir, debe evitar comer cualquier alimento que contenga fructosa o sacarosa.

Por otro lado, las personas con intolerancia parcial, que es la patología más común, puede comer alimentos bajos en azúcar. Incluso pueden consumir una cantidad moderada de alimentos con alto contenido de fructosa.

Algunos alimentos con altas cantidades de fructosa son como sigue:

  • Manzana, pera y uvas.
  • Ciruelas pasas y chirimoyas.
  • Albaricoque seco, caquis y cerezas.

En cambio, alimentos con bajas cantidades de fructosa son como sigue:

  • Avellanas y castañas.
  • Leche, queso y huevos.
  • Carnes y pescados frescos.
  • Papayas, aguacate, coco y chufa.
  • Alcachofas, acelgas, berenjenas y setas.

Considere una dieta baja en fructosa si tiene intolerancia.

A pesar de todas estas indicaciones, es importante que en el caso de que sufras alguna de las patologías explicadas acude a un especialista para que le aconseje y establezca un tratamiento dietético personalizado a tus características.

Te puede interesar …