Buenas razones para comer mantequilla (natural)

Si queremos consumir una mantequilla más saludable y con menos calorías, podemos aclararla en casa. De esta forma eliminaremos toxinas, lactosa y grasas saturadas.

Buenas razones para comer mantequilla (natural)Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por el pedagogo en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 06 de febrero de 2021.

La mantequilla, considerada por algunos como un alimento muy nutritivo y saludable, ha sido objeto de críticas en los últimos años. En este artículo te presentamos algunos beneficios de la mantequilla, especialmente si es orgánico y está elaborado con leche cruda de vacas alimentadas con pasto. ¿Conoces estas razones para comer mantequilla?

Cabe destacar que este es un alimento diferente a la margarina, aunque hay personas que los conciben como un mismo producto. Los ingredientes y el origen de los lípidos varían, al igual que sus propiedades.

Rico en vitaminas

La salud ósea también puede beneficiarse del consumo de mantequilla. Sus vitaminas influyen positivamente en el metabolismo del fósforo y el calcio.

La mantequilla contiene todas las vitaminas liposolubles: A, D, E y K.

  • PARA: interviene en el crecimiento, mejora la hidratación (piel, mucosas, cabello, uñas, dientes y huesos), mejora la visión y es un antioxidante natural.
  • D: regula el metabolismo del calcio y el fósforo. Esto se evidencia en un estudio publicado en Nutrients.
  • Y: Se ha demostrado que es un antioxidante natural. Mejora el sistema inmunológico y es antiinflamatorio.
  • K2: previene las caries y fortalece los huesos.

Alto contenido de minerales

La mantequilla contiene sobre todo selenio y yodo, pero también manganeso, cromo, zinc y cobre, entre otros. Algunas de sus funciones son las siguientes:

  • Selenio: protege contra enfermedades del corazón.
  • Yodo: necesario para un buen funcionamiento de la tiroides.

Tenga en cuenta que los minerales tienden a participar en muchas reacciones fisiológicas importantes del cuerpo. Y lo que es más son sustancias que se excretan con frecuencia, a través de la orina o las heces. Por tanto, se debe garantizar una ingesta regular.

En el caso de sufrir déficits en alguno de ellos, podrían desarrollarse patologías crónicas a medio plazo. Una vez que aparecen, son difíciles de manejar, por lo que la prevención es la más adecuada en este sentido.

Contiene ácidos grasos.

Estos ácidos grasos, entre los que se encuentran los omega 3, 6 y ácido araquidónico, Son esenciales para el organismo, según un estudio publicado en la Revista Internacional de Ciencias Moleculares. Sus funciones incluyen fortalecer el sistema inmunológico, estimular el metabolismo, mejorar la función cerebral, nutrir la piel …

La mantequilla tiene lípidos saturados en su composición. Estos tienen mala reputación, sin embargo, no son dañinos para el organismo. Más bien todo lo contrario. Eso sí, hay que tener cuidado de no someterlos a procesos térmicos agresivos.

Es muy calórico

La mantequilla aporta muchas calorías en muy poca cantidad, lo que la hace ideal para niños, deportistas y personas con poco apetito. Si se consume en tiempo frío, mejor.

En el caso de personas que necesiten aumentar la masa muscular, puede ser un recurso dietético eficaz. De esta forma, se desequilibra el balance energético a favor de la ingesta, lo que favorece los procesos de hipertrofia del tejido magro. Además, es necesario garantizar un consumo adecuado de proteínas para que se pueda producir tejido muscular.

Es muy sabroso

El intenso sabor de la mantequilla nos ayuda enriquecer muchas recetas, especialmente en repostería. Es importante no abusar del azúcar, los tintes y la leche, ya que puede disminuir el valor nutricional de los dulces preparados.

Diferencias con la margarina

La mantequilla y la margarina han librado una gran batalla en los últimos años. Es importante saber que se trata de dos alimentos con composiciones muy diferentes. La margarina se elabora con aceites vegetales, mientras que la mantequilla se elabora con leche..

También debemos mirar si la composición incluye grasas trans, las más dañinas para el organismo, ya que aumentan el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

Algunas afecciones, como la aterosclerosis, se pueden prevenir con el consumo regular de ácidos grasos omega-3. La mantequilla puede aportar estos nutrientes, aunque depende de la forma en que se cocine.

Cómo hacer una mantequilla más saludable

Le sugerimos que pruebe ghee, mantequilla clarificada, un ingrediente común en la cocina ayurvédica en la India. Puedes comprarlo o hacerlo con la mantequilla habitual. Es una mantequilla sin lactosa con menos grasas saturadas, por lo que es más ligero para la digestión.

Preparación

  • Vierta un bloque de mantequilla sin sal en una cacerola.
  • Llevar a ebullición a fuego lento, sin tapa.
  • Remueve de vez en cuando y retira la espuma con una espumadera.
  • Déjalo hervir, generará una espuma con restos sólidos.
  • Apagar el fuego y filtrarlo con un colador de tela.

Se puede utilizar para cocinar como se suele hacer con la mantequilla. Se mantiene a temperatura ambiente durante unos meses.

Mantequilla, un alimento saludable

La mantequilla puede ser un alimento saludable siempre que no se someta a procesos de calor agresivos. De lo contrario, sus vitaminas se dañarán y se producirá una transformación de los ácidos grasos de tipo cis a trans, lo que es perjudicial para la salud.

En su estado natural es capaz de aportar nutrientes de calidad para asegurar el correcto funcionamiento del cuerpo humano. Tenga en cuenta que ahora se cuestiona la afirmación de que las grasas saturadas son dañinas. De hecho, la evidencia más reciente sugiere que pueden tener efectos beneficiosos. La clave es no cocinarlos demasiado.

Te puede interesar …