Alimentos que aportan vitamina E

Con solo consumir 60 gramos de pipas ya obtenemos el 90% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E. Este nutriente contribuye a reducir la incidencia de enfermedades complejas.

Alimentos que aportan vitamina E

Mantener una dieta equilibrada es fundamental para obtener todos los nutrientes que el organismo necesita para realizar sus funciones correctamente y estar sano. En este sentido, uno de los nutrientes clave que no debemos olvidar es la vitamina E, presente en alimentos como el aceite de oliva, las aceitunas y las verduras de hoja verde.

La importancia de la vitamina E

Estudios recientes señalan la importancia que tiene esta vitamina para detener y neutralizar el daño de los radicales libres. Evitar la producción de estos productos de desecho es un método clave para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas y el envejecimiento.

Además, esta vitamina soluble en grasa también es un elemento vital en el mantenimiento general del sistema inmunológico, según una investigación publicada en la revista Nutrients.

Dados sus beneficios, se ha especulado que es posible complementar esta vitamina de forma exógena, con el objetivo de maximizar sus beneficios. Sin embargo, no se ha encontrado evidencia sólida en la literatura científica que apoye el consumo de dosis adicionales de la sustancia. Mantener una ingesta dietética adecuada debería ser suficiente.

Semillas ricas en vitamina E

Las semillas de sésamo son nutritivas y excelentes para un refrigerio.

Tenemos muchos alimentos de uso común con grandes cantidades de vitamina E, aunque los frutos secos son especialmente uno de los principales representantes.

Por ejemplo, una onza de almendras (casi 30 gramos) aportan 7,4 miligramos de esta vitamina. También puede obtenerlo del aceite y la leche de almendras. Por su parte, Las avellanas son la merienda perfecta después de un largo día de trabajo.Ya que con tan solo una onza de avellanas puedes obtener alrededor del 20% de la vitamina E que necesitas en tu dieta diaria.

A su vez, los piñones también son una rica fuente de esta vitamina. Una porción contiene 2.6 miligramos de vitamina E. También puede obtener sus beneficios del aceite de piñones. Las leches a base de frutos secos, como la leche de almendras, también aportan buenas cantidades de esta vitamina.

Podemos listar otras ricas semillas crudas que contiene son:

  • Semillas de girasol.
  • Calabaza.
  • Sésamo.

De hecho, comer solo un cuarto de taza de semillas de girasol proporciona el 90.5% del valor diario recomendado de vitamina E, convirtiéndose en uno de los mejores alimentos con este contenido que puedes consumir todos los días.

Leer: Los beneficios del aceite de girasol

Verduras

La acelga es una de las verduras más saludables. Además de ser rica en vitamina E, también contiene otras vitaminas complejas como la K, A y C. Al igual que las acelgas, las hojas de mostaza son muy ricas en nutrientes y también aportan:

  • Vitamina K: participa en los procesos de coagulación. Ejerce su función en el hígado, donde produce los factores de coagulación necesarios para la sangre.
  • Vitamina A: ayuda a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas y promueve la visión, entre otras funciones. También posee una fuerte capacidad antioxidante, según un artículo publicado en The Journal of Physical Chemistry.
  • Ácido fólico: necesario para la maduración de proteínas estructurales y hemoglobina. También muy presente en el sistema nervioso y procesos cognitivos.
  • Vitamina C: necesario para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo.

Por otro lado, la espinaca no solo es uno de los mejores alimentos ricos en calcio y ácido fólico, sino que también es uno de los mejores alimentos con vitamina E. Una recomendación que te damos es que le agregues espinaca fresco a sus sándwiches para hacerlos saludables.

Descubre: ¿Qué alimentos tienen el mayor porcentaje de vitaminas?

Grasas vegetales

El aceite de girasol es excelente para cocinar y muy nutritivo.

Si hablamos de grasas vegetales, Los aceites de semillas son una muy buena fuente de vitamina E. Entre ellos, uno de los aceites con alto contenido es el de germen de trigo. De hecho, una cucharada de este aceite contiene el 100% de las necesidades diarias de vitamina E.

El aceite de girasol es otra excelente opción, ya que aporta más de 5 miligramos de vitamina y se puede utilizar para cocinar.

Incluir alimentos con vitamina E en la dieta.

Como se puede ver, La vitamina E es fácil de incorporar a la dieta diaria de múltiples formas., por eso no tienes excusa para tener un déficit de ella. De esta forma puedes prevenir problemas relacionados con el funcionamiento del sistema inmunológico.

Al mismo tiempo se reducirá la formación de radicales libres, lo que es fundamental para mejorar la prevención de enfermedades complejas a medio plazo.

No olvides que si tienes más dudas al respecto, la mejor opción es consultar a un nutricionista. Este profesional podrá prepararle un menú a su medida, asegurándose de que no experimente carencia de ningún nutriente esencial.

Te puede interesar …