Alcachofas, poderosos destructores de toxinas

Entre los múltiples beneficios de la alcachofa destacan sus propiedades depurativas, que nos ayudan a eliminar toxinas, y su aporte de antioxidantes, que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Alcachofas, poderosos destructores de toxinas

De las hojas al corazón mismo, las alcachofas son un tesoro de ricos nutrientes, beneficios y placeres sabrosos para nuestro paladar que siempre debemos tener en casa.

Es una verdura típica de invierno y muy arraigada en la dieta mediterránea. Sin embargo, podemos encontrarlo en mercados de casi todo el mundo. Por ello, no debemos dudar un segundo en llevarlo a nuestra cocina para descubrir todo lo que puede hacer por nuestra salud.

Según expertos en medicina y nutrición, la alcachofa es un verdadero «destructor de toxinas»: su aporte a base de enzimas naturales, vitaminas y minerales son aliados directos para nuestro hígado. Estamos seguros de que esta información te será de gran ayuda.

Alcachofas para regenerar tu cuerpo

Como ya sabemos, muchos de los alimentos que comemos a diario no se eliminan tan fácilmente. Las grasas saturadas y muchos de esos conservantes y productos químicos de los alimentos precocinados tienden a almacenarse en nuestros tejidos, inflamarnos y ralentizar el trabajo de nuestro hígado.

  • Es conveniente incluir en nuestra dieta verduras como la alcachofa que nos permitan depurar y, de alguna forma, «regenerar» nuestro organismo.
  • La alcachofa tiene muy poco contenido calórico. En lugar de, gracias a su fibra y su alto poder antioxidante armonizamos la función hepática y promovemos el tránsito intestinal.
  • También combatimos la retención de líquidos y mejoramos nuestras digestiones.

El consumo regular de alcachofas favorece el buen funcionamiento de todos nuestros órganos, incluso regulando la presión arterial. Todo esto nos permite sentirnos mucho mejor, más saludables, más ligeros y con más energía.

Tampoco te pierdas «Cómo preparar un remedio con puerro para depurar el organismo»

Alcachofas y sistema inmunológico

Un sistema inmunológico fuerte es sinónimo de salud. Tratamos de manera más eficaz estos agentes infecciosos y virales, y también nos protegemos mejor contra las enfermedades cardíacas.

  • Tenemos que tener en cuenta que las alcachofas son uno de los alimentos más ricos en antioxidantes.
  • Según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, una alcachofa proporciona los mismos antioxidantes que un vaso pequeño de vino o un puñado de arándanos.
  • Gracias a las antocianinas y la quercetina, nos protegemos de forma más eficaz frente al riesgo de cáncer y fortalecemos nuestras defensas.

El poder digestivo de las alcachofas

Una buena digestión es la que no se nota, la que nos permite ser regulares en nuestro tránsito, la que no nos produce hinchazón ni malestar y la que, además, nos permite aprovechar mejor los nutrientes. En la comida.

  • Para tener una buena digestión es necesario consumir entre 30 y 38 gramos de fibra dietética al día en el caso de los hombres y entre 21 y 25 gramos si somos mujeres.
  • El consumo de fibra nos permite combatir muchas enfermedades relacionadas con el cáncer de intestino y colon.
  • Una de las principales fuentes de fibra que se encuentran en las alcachofas es la inulina, un tipo de prebiótico muy poderoso ya que fortalece las «bacterias buenas» en el intestino.
  • Con solo consumir 120 gramos de alcachofa obtendremos 10,3 gramos de fibra dietética. ¡Valer!
  • Otro aspecto interesante es que, gracias a la cinarina, aumentamos la producción de bilis, de manera que ayudamos a acelerar el movimiento de alimentos y desechos por los intestinos y reducimos la sensación de distensión abdominal.

Leer también «Cuáles son las mejores infusiones saciantes para adelgazar«

Alcachofas, la comida favorita del hígado

Según un estudio publicado en 2010 en la revista Investigación de oligoelementos biológicos, Las alcachofas nos ayudan a reducir los lípidos y el exceso de colesterol en el hígado, asegurando así que pueda llevar a cabo sus funciones.

Además, gracias a sus múltiples fitonutrientes, como la cinarina y la silimarina, no solo logramos fortalecerla, sino que también regeneraremos y reduciremos la inflamación en caso de padecer hígado graso.

Regular y cuidar tu salud arterial

Nuestro organismo necesita un adecuado equilibrio entre sodio y potasio, siendo este último fundamental para combatir la hipertensión y hacer frente a la retención de líquidos.

  • Consumir entre 3 y 4 alcachofas a lo largo de la semana nos ayudará mucho. Por tanto, no dudes en aprovecha el agua resultante de la cocción de las alcachofas.
  • Si agregas el jugo de un limón y bebes esta mezcla a lo largo del día, ayudarás a controlar el colesterol malo (LDL) y también promoverás la pérdida de peso.

Lleva siempre una dieta variada y equilibrada donde no te falten proteínas, fibra y este tipo de nutrientes que te aportan vegetales medicinales como la alcachofa.

Como punto final, cabe decir que las alcachofas no son recomendables para aquellos pacientes que padecen cálculos biliares. La razón de esto es que esta verdura estimula la producción de bilis y, por tanto, puede ser contraproducente.