7 reglas para un desayuno saludable

Un buen desayuno nos ayudará a afrontar el día con energía y a mantener un peso equilibrado. Te contamos cómo preparar un desayuno a tu medida.

7 reglas para un desayuno saludable

El desayuno es una de las comidas más importantes del día.. No solo porque es lo primero que recibe tu cuerpo después de una noche de descanso, sino porque puede ayudarte a afrontar el día de una forma más vital y positiva. Por ello, te traemos una serie de sencillas pautas con las que, además de aprender a comer mejor, contribuirás a mantener un estilo de vida saludable y una mejor calidad de vida. ¿Y si los ponemos en práctica?

En ocasiones, por motivos laborales o hábitos adquiridos a lo largo del tiempo, por lo general nos levantamos rápido y salimos de casa después de haber desayunado mal. O lo hacemos de pie, o consiste en un simple café. Incluso a veces, ni siquiera eso.

En poco tiempo, es posible que nos sintamos sin energía o con un malestar leve en forma de mareos o debilidad muscular. Para evitar estas sensaciones, ¿qué tal tener un desayuno saludable y completo que nos aporte energía durante todo el día?

¿Por qué sería importante el desayuno?

Según datos de un estudio sobre la importancia de la calidad del desayuno publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, podemos señalar que:

  • Salir de casa sin desayunar bien puede afectar nuestra concentración. Esto se debe a que nuestros niveles de glucosa no serían los correctos para alimentar adecuadamente a nuestro cerebro. A su vez, este estado podría volvernos irritables y de mal humor.
  • El desayuno sería especialmente importante en el caso de los niños. Saltarse el desayuno podría tener efectos físicos, psicológicos y emocionales adversos. Además, sería vital para su desarrollo integral y su productividad intelectual en la escuela.
  • El desayuno sería una fuente importante de un alto porcentaje de vitaminas y minerales lo esencial que necesitamos durante el día.
  • Las personas que desayunan de forma equilibrada, variada y correcta, tienden a mantener su peso dentro de límites saludables. Lo ideal es realizar 5 comidas al día, siendo el desayuno una parte fundamental.

Desayuno ideal: 7 reglas básicas

1. Desayuno con alimentos alcalinos

Se cree que sería beneficioso Empiece el día con alimentos alcalinos, es decir, cuyo PH sea menor a 7 que con un desayuno más ácido. Una indicación de que está comiendo una dieta demasiado ácida es que se despierta por la mañana con un sabor desagradable en la boca.

Puede ser recomendable empezar el día con un zumo de limón o naranja., o incluso con un té blanco y una manzana. Ambos combinados tendrían efectos similares a los de un café. La mayoría de las frutas son alcalinas, así que no olvides incluir un trozo o un jugo natural en tu desayuno.

2. Granos integrales

Cuando se trata de tomar carbohidratos, hay que conocer los más favorables para la salud y la línea. Porque, los cereales integrales destacan como una muy buena opción. Estos contienen fibra que no solo ayuda a prevenir el estreñimiento sino que también proporciona una sensación de saciedad. Por otro lado, la energía se libera más lentamente, lo que nos ayuda a mantenernos alerta por más tiempo.

Las tostadas que contienen este tipo de nutrientes son una excelente fuente de energía. Suele evitar los cereales refinados y muy procesados.

3. Cuidado con las combinaciones dulces y saladas

¿Y porqué? Te preguntarás a ti mismo. ¿No puedo combinar un plato de frutas con un sándwich? Puedes hacerlo, pero te puede doler el estómago. Los azúcares de las frutas son fáciles de digerir y no permanecen en el estómago por mucho tiempo, pero Si comemos cosas pesadas y saladas, los azúcares de la fruta podrían retrasar su digestión, provocando inflamación.. Observate y encuentra la combinación ideal.

4. Consuma la proteína adecuada en su desayuno

Muchas personas comen huevos fritos, tocino o salchichas en el desayuno. Todavía son alimentos muy pesados ​​para comer por la mañana. Recuerda que el cuerpo ha estado en reposo toda la noche y necesita despertarse poco a poco. Así que eso, un desayuno a base de proteínas y grasas consumidas de forma habitual puede pasarnos factura a largo plazo.

Puedes darte un homenaje de vez en cuando, pero es recomendable sustituirlos por un desayuno que incluya menos grasas. Incluya, por ejemplo, brotes de soja en una ensalada de frutas., e incluso nueces. Son ideales para que nuestro cerebro obtenga una energía óptima y adecuada.

5. Evite los lácteos

Actualmente, existen estudios que demonizan la leche y otros que la ensalzan como superalimento. Entre sus efectos negativos, podría provocar inflamación en personas con intolerancia. Si la persona también tiene problemas respiratorios como asma, los productos lácteos agravarían esta realidad. Puedes sustituirlos por leche de soja, de almendras e incluso de almendras.

6. Siéntese a desayunar

Si comes con prisa, tu estómago podría sufrir. Tómate tu tiempo, levántate un poco más temprano y hazlo con calma, masticando despacio para que los nutrientes se absorban adecuadamente. Intenta relajarte con un poco de música para salir de casa con tranquilidad, bien nutrido y con suficiente energía para afrontar el día.

7. Hidrátate bien

Varios estudios señalan la importancia de mantenerse bien hidratado. Nuestro cerebro lo necesita y los riñones, encargados de limpiar nuestro cuerpo de toxinas, también. Por ello, es fundamental que beba al menos dos vasos de agua durante el desayuno.

Ya vemos que seguir estos sencillos pasos es muy sencillo. Simplemente comience a cambiar pequeños hábitos e introduzca gradualmente alimentos más saludables en su dieta. ¡Verás cómo te sientes lleno de energía y listo para afrontar el día de mejor humor!

Te puede interesar …