¿Cómo sé si sufro bullying?

Cómo saber sé si sufro bullying

La palabra “bullying” últimamente es mucho más común y conocida. El término fue presentado en los años 70 y abarca todo maltrato físico, psicológico, verbal, social e incluso social, por parte de un acosador hacia una víctima.

El acosador busca imponer poder y autoridad por medio de amenazas, intimidaciones e insultos que causan dolor, angustia y miedo en la víctima.

El bullying no siempre ocurre a la vista de todos. La violencia física suponer apenas el 5 %, el 95 % restante es violencia psicológica, mucho más sutil y también mucho más difícil de detectar.

Es necesario saber que cuando una víctima sufre de violencia física, la mayoría de las veces viene sufriendo acoso verbal y psicológico desde hace algún tiempo. Son conductas que comienzan poco a poco, hasta con simples risas.

Este tipo conductas suelen ser difíciles de detectar incluso para la misma víctima, por ello, hay que estar muy atentos a las señales que el bullying va dejando.

Causas

Las causas del bullying dependen de cada caso, aunque sí existen algunas características en común que se deben tener presentes: el acosador escolar no tiene empatía. Por lo tanto, no puede ponerse en el lugar de la víctima y ser sensible.

En el acosador, el origen de esta violencia puede ser variado. Puede venir por la ausencia de un padre o porque en la casa observa algún tipo de violencia físico o verbal. Situaciones como estas, pueden provocar una actitud agresiva.

¿Cómo detectarlo?

 Si quieres saber si sufres de bullying ten en cuenta estas situaciones:
  • Te gritan sin razón aparente.
  • Hacen gestos de burla o desprecio hacia ti.
  • Se meten contigo por tu forma de ser.
  • Se burlan de tu apariencia física.
  • Te insultan, se ríen de ti o no te dejan hablar.
  • Te excluyen de juegos, proyectos o cualquier grupo.
  • Utilizan sobrenombres para referirse a ti.
  • Te empujan, insultan, amedrentan o amenazan.
  • Te odian sin razón.
  • Abusan físicamente de ti.

Si te identificaste con alguno de estos puntos, la violencia es evidente. Probablemente seas víctima de bullying.

Tipos de bullying

Existen varias maneras que el acosador utiliza para intimidar a la víctima y se dividen así:

  • Acoso físico: El acosador agrede físicamente mediante golpes, empujones o utiliza algún tipo de objeto para infringirle daño a la víctima.
  • Acoso verbal: Consiste en amenazar, insultar o provocar verbalmente a la otra persona.
  • Acoso social: Este tipo de acoso se da cuando el acosador difunde rumores, o convence a otras personas para que no hablen con la víctima. Se trata de aislarla para que se sienta humillado y solo.
  • Cyber bullying: Este tipo de acoso ha aumentado en los últimos años por el aumento del uso de aparatos tecnológicos. Consiste en difundir imágenes, videos o mensajes inapropiados por la red que resultan hirientes.

Diagnóstico

Detectar casos de bullying es un poco complicado, porque los niños suelen ocultarlo, no piden ayuda ni hablan de eso con personas del entorno. Por ese motivo, los casos que más rápido se detectan son los que no pueden ocultarse por su gravedad.

Para reconocer los casos menos graves, pero igual de peligrosos, se deben trata de reconocer una serie de comportamientos que pueden llevar a la sospecha de que existe un posible maltrato.

En adultos, el bullying es más propenso en algunas comunidades, como la homosexual, por ejemplo. En niños, la situación debe analizarse a más profundidad.

Los niños con tendencia a sufrir de bullying suelen ser vistos como diferentes por el resto de sus compañeros, pueden tener sobre peso, o ser muy delgados, muy altos, o muy pequeños, pueden utilizar lentes, aparatos dentales o vestir diferente.

Prevenir el Bullying
Prevenir el Bullying

Prevención

El bullying es un conflicto social que debe ser erradicado, ya que el caso extremo de este tipo de violencia puede llevar a situaciones realmente peligrosas para la víctima, incluso, el suicidio.

La prevención es fundamental para minimizar y reducir los efectos en cuanto antes. Tanto profesores como padres o tutores, deben llevar a cabo medidas que impidan la aparición de nuevos casos.

Se deben identificar los factores de riesgo y actuar sobre ellos. Es necesario que exista una comunicación fluida y con confianza entre el profesorado y las familias.

Tratamientos y consecuencias

El tratamiento siempre dependerá de cada caso, pero lo que sí es importante es el cómo actuar. La red apoyo debe ser fuerte, pues será la base fundamental de ayuda que recibirá la víctima.

Los casos de bullying deben detectarse a tiempo, ya que las consecuencias pueden ser fatales para la víctima. La imagen que puede llegar a tener de sí mismas suele ser muy negativa y esto puede provocar reacciones agresivas sobre sí mismos.

La información y la educación son clave para la disminución de estos problemas.


Las Entradas más Recientes:

Deja un comentario