Terapia de lana: beneficios del tejido a mano

Tejer a mano se ha puesto de moda. Sorprende a tus seres queridos con esta práctica y confecciona algunas de las prendas para afrontar el frío invernal.

Terapia de lana: beneficios del tejido a mano

Tejer a mano. Es posible que, al leer estas palabras, te venga a la mente la clásica anciana sentada tejiendo lana y haciendo un bonito suéter para un familiar. Nada más lejos de la realidad.

Hasta el día de hoy, tejer Se ha convertido en un fenómeno social del que podemos obtener grandes beneficios para nuestra salud física y mental.

Hoy en nuestro espacio queremos invitarte a conocer todo lo que este oficio tradicional, original y mágico puede hacer por ti al mismo tiempo.

¿Te atreves a coger las agujas?

¿Por qué tejer a mano es tan bueno para nuestro cerebro?

Un punto a la izquierda, un punto a la derecha, tomo la lana de este color, la paso por encima …

Tejer a mano no es algo exactamente sencillo ni se aprende en un segundo.

Requiere ritmo, requiere agilidad mental y, a su vez, requiere que nuestras manos estén activas en todo momento.

No solo nos da la satisfacción de ver terminada esa bufanda multicolor, o ese suéter para regalar a tu pareja, o ese bolso original que nadie más tendrá igual.

Tejer a mano es hoy un fenómeno social que muchos ya etiquetan como «Terapia Lana».

Es decir, un ejercicio con innumerables beneficios para la salud.

Grandes, pequeños, jóvenes, ancianos, hombres, mujeres, niños con problemas de conducta o motrices, personas con estrés …

Te invitamos a conocer toda la información.

1. Ejercemos ambos hemisferios cerebrales

Como sugiere este estudio de la Universidad de Gaziantep, el simple hecho de pasar lana a través de una aguja y luego a través de otra mejora enormemente nuestra coordinación cerebral.

Si a esto le sumamos la mayor o menor complejidad del tejido que estamos haciendo, la destreza mental potenciará aún más dicho ritmo y coordinación.

Aunque pueda sorprendernos, tejer es realmente terapéutico para cualquier persona que, por ejemplo, tenga un problema motor o esté en proceso de aprendizaje.

¡No lo dudes! Enseñar también a los pequeños de casa a tejer a mano, ya no es cosa de nuestras abuelas.

2. Reducir el estrés

Hay mucha gente que suele reunirse en los parques últimamente para tejer a mano.

Se sientan en un banco, sacan sus hilos de colores, sus agujas y realizan su trabajo mientras se relajan hablando o simplemente enfocándose en la actividad mientras relativizan sus problemas y preocupaciones.

Tejer relaja, según este estudio realizado por la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos (Cuba). Actividad manual sencilla y centrar la atención en la tarea. Abre las puertas a un estado de calma que aporta beneficios a las personas que atraviesan procesos de estrés o ansiedad.

3. Tejer mejora nuestro estado de ánimo

Como ya hemos comentado antes, muchas personas suelen reunirse para tejer y conversar mientras realizan esta interesante tarea.

Fomentamos la sociabilidad, iniciamos nuevas amistades, socializamos …

Sin embargo, tampoco tienes que salir de casa para tejer a mano. Al estar solos también disfrutamos y saboreamos el silencio de nuestros pensamientos.

4. Mejorar nuestras habilidades motoras manuales

Seguro que alguna vez te ha llamado la atención ver a nuestras abuelas tejer con esas manos ágiles.

Pueden tener osteoartritis, pueden sufrir un molesto túnel carpiano y, sin embargo, mueven los dedos y las manos de forma natural.

El ejercicio del tejido nos obliga a mantener las manos en movimiento y evitar que se pongan rígidas o rígidas.

Moverlos los calienta, haciendo que el dolor sea más ligero y menos perceptible.

Vale la pena practicar este saludable ejercicio, al menos, durante una hora al día.

De esa forma, padecer artritis, por ejemplo, se puede suavizar un poco. Así lo sugiere este estudio realizado por la Universidad de Ottawa.

5. Tejer aumenta nuestra autoestima

Te sorprende? ¿Cómo puede mejorar tanto nuestro estado de ánimo algo tan simple como tejer a mano?

Tejer no es solo un hobby, tejer implica un objetivo: conseguir esos guantes, ese suéter, ese cárdigan que está tan de moda este otoño.

Finalmente conseguir esa prenda puede ser algo verdaderamente gratificante, es fijarse una meta y lograrla.

Luego está el simple placer de regalarle a alguien que apreciamos ese trozo de lana que tantas horas nos ha costado hacer.

Es más que un regalo: ofrecemos nuestro tiempo invertido, nuestra imaginación, nuestro arte y todos esos sentimientos inscritos en cada centímetro tejido.

No lo dudes, tejer ya no es solo un arte anticuado de nuestras abuelas.

Tejer une generaciones y es un legado con grandes beneficios terapéuticos.

A veces te hablamos, por ejemplo, de lo saludable que es caminar media hora al día, o beber un vaso de agua tibia con limón.

Hoy te invitamos a poner en práctica una nueva recomendación: ¡Empieza a tejer hoy mismo!

Te puede interesar …