Mascarilla de arcilla para la salud facial.

Dependiendo de tu tipo de piel, una mascarilla de arcilla puede ayudarte a lograr el efecto que deseas y revivir tu cutis.

Mascarilla de arcilla para la salud facial.

Una mascarilla de arcilla es una buena opción para cuidar la salud de nuestro rostro. ¿Quieres cuáles son sus beneficios y cómo realizarlos? En este articulo te traemos 6 mascarillas de arcilla diferentes, dependiendo de tu tipo de piel y del resultado que busques.

Arcilla es una sustancia capaz de hidratar, suavizar, exfoliar y nutrir la piel. Sí, todo eso. Los minerales presentes en la arcilla pueden ser un excelente aliado cosmético.

Dado que nuestro rostro está expuesto a factores como el polvo, el sol y la contaminación ambiental, es normal que la piel se deteriore. La acción conjunta de estos factores puede provocar irritaciones, alergias y envejecimiento prematuro. Aunque el daño no siempre es muy evidente, está presente.

Pero podemos ayudar a prevenir y reducir este daño con ciertos cuidados, como una buena mascarilla de arcilla. Mascarillas de arcilla caseras tienen resultados sorprendentes desde la primera aplicación.

Los efectos de la arcilla

Se sabe que la arcilla se considera una sustancia cargada de minerales y agradable para la piel. Consigue revivir el color, mejorar la textura y brillo de la piel.. De hecho, se dice que la arcilla sirve para «extraer calor de los tejidos».

Los beneficios de las mascarillas de arcilla son variados y dependerán del tipo que elijamos. Así, la arcilla roja será más rica en hierro que otras, por ejemplo. En otras palabras, dependiendo de su composición, sus propiedades variarán. Sin embargo, todos parecen ser muy beneficiosos para la piel.

Para saber más: Cómo cuidar la piel mixta, los mejores consejos

Tipos de mascarilla de arcilla

1. Mascarilla para el acné (todo tipo de piel)

Necesitamos un cuenco de vidrio o arcilla más media taza de agua y arcilla. Con esto hacemos una masa homogénea y suave. Nos lavamos el rostro con abundante agua y un jabón neutro o un limpiador facial para eliminar cualquier suciedad o impurezas antes de aplicar la mascarilla.

Una vez que tengamos el rostro seco, aplicaremos con la ayuda de la yema de los dedos (o una brocha) la arcilla por todo el rostro excepto por los párpados y la zona de la boca. Dejaremos que actúe de 15 a 20 minutos. Luego retiraremos la arcilla con un algodón (o una esponja) y agua tibia.

2. Mascarilla de arcilla verde (para pieles grasas y con imperfecciones)

Con limón y arcilla también podemos hacer una mascarilla mucho más fácil y con los mismos resultados con la diferencia que, mientras se hace este tratamiento debemos evitar exponernos directamente al sol. Si no seguimos este consejo, el limón puede provocar hiperpigmentación e incluso quemaduras.

¿Cómo lo haces? Para ello debemos mezclar cien gramos de arcilla, preferiblemente verde, con 10 mililitros de jugo de limón. Cuando tengamos una crema suave, la aplicamos en el rostro. También lo dejamos actuar de 15 a 30 minutos y luego lo retiramos con agua tibia.

3. Mascarilla exfoliante (para todo tipo de piel)

Necesitaremos agua de esencia de rosas, aceite de oliva, azúcar y arcilla. Mezclaremos los ingredientes en un recipiente de barro o vidrio hasta conseguir una mezcla homogénea. Entonces el aplicar sobre el rostro con movimientos circulares. Retirar con agua, en este caso fría, para poder cerrar los poros una vez finalizado el tratamiento. ¡Te verás radiante!

  • Leer más: Prepara este increíble exfoliante casero

4, mascarilla de arcilla roja (para pieles con tendencia seca)

Necesitaremos un pepino, miel y media taza de arcilla roja. En un recipiente con poca agua colocaremos el pepino en rodajas durante 20 minutos. A esta agua agregaremos una cucharada de miel y una cucharada de yogur. Mezclamos todo con una paleta de madera para obtener una crema, y ​​luego la aplicamos en el rostro. Se deja actuar 30 minutos y se retira con agua fría.

5. Mascarilla de arcilla blanca (para todo tipo de pieles)

Aquí tenemos una preparación sencilla solo necesitaremos arcilla blanca, unas gotas de aceite de coco y agua de rosas. Mezclamos en un bol obteniendo una pasta de consistencia cremosa. Lo aplicaremos en el rostro y Lo dejaremos actuar de 30 a 40 minutos y luego lo retiraremos con agua fría.

6. Mascarilla de arcilla amarilla (para todo tipo de piel)

Necesitarás unas gotas de aceite de almendras, arcilla amarilla y dos bolsitas de té de manzanilla. Primero se prepara la infusión, luego se deja enfriar un poco y se mezcla con el resto de ingredientes. Una vez que lo apliquemos, lo dejaremos actuar durante 20 minutos.

Debemos enfatizar que nunca debemos preparar esta mascarilla con utensilios de metal, ya que su uso elimina o altera las propiedades de la arcilla. Se recomienda realizar estos tratamientos 2 veces por semana. Como precaución, en caso de exfoliación no te expongas al sol inmediatamente.

Te puede interesar …