Claves para mejorar la memoria a corto plazo

Los datos e imágenes específicos son mucho más fáciles de retener para nuestro cerebro. Entonces, hagámoslo más fácil ejercitándolo.

Claves para mejorar la memoria a corto plazo

¿Olvidas lo que querías decir? ¿No recuerdas por qué fuiste a la cocina o qué necesitas comprar en el mercado? ¿Se pierde fechas o actividades importantes? Quizás tu cerebro esté saturado de información y se esté rebelando.

Bueno, tenemos buenas noticias para ti: Esta situación tiene solución. En este artículo te damos consejos para mejorar la memoria a corto plazo. Un adelanto: la clave podría estar en cambiar ciertos hábitos y realizar algunos ejercicios pensados ​​para ejercitar la memoria a corto plazo …

Consejos para mejorar la memoria a corto plazo

Hay dos tipos de memoria: a corto y medio plazo.. El primero se utiliza para almacenar datos inmediatos, como el nombre de una persona que conocimos recientemente. Su capacidad es limitada. El segundo es útil para tareas que requieren más concentración o esfuerzo, como un examen o algo que hacemos a diario.

Si no ha estado recordando cosas que le acaban de decir últimamente, es posible que deba ejercitar su memoria a corto plazo. Si es así, debe seguir estos consejos:

Visita este artículo: 15 sencillos ejercicios para entrenar tu memoria.

1. Presta atención

Lo importante es evitar, siempre que sea posible, hacer más de una cosa al mismo tiempo.. Lejos de lo que uno podría creer, la práctica habitual de la filosofía denominada multitarea es contraproducente. Es cierto que los humanos tenemos la capacidad de prestar atención a dos o más cosas, pero no se debe abusar de ella.

Por lo tanto, en lugar de hacer varias cosas a la vez, deberíamos centrar nuestra atención en hacer una. Es un hecho que eEl cerebro funciona de manera óptima cuando nuestra atención se centra en la realización de una sola tarea. Es lógico que, siendo así, el resultado sea incomparablemente mejor. Por otro lado, es fácil deducir que nuestro cerebro y sistema nervioso sufrirán menos estrés.

2. Disfruta de los juegos mentales

La memoria a corto plazo se puede estimular de muchas formas. El cerebro puede responder a estímulos y ejercicios de la misma forma que los músculos de los brazos. Cuando aprendes algo nuevo, el cerebro crea conexiones neuronales adicionales. Esto te obliga a ser más activo.

Tomemos un ejemplo para que se entienda mejor: Piense en la red de metro urbano. Así como, imagina que cada nuevo conocimiento que adquieres es como una línea que se suma a la maraña de rutas y puntos que anteriormente estaban conectados entre sí en ese mapa. Por eso es tan importante darle a tu cerebro el ejercicio que lo pone en marcha.

Aprovechemos la comparación que establecimos hace un momento, entre nuestro cerebro y el funcionamiento de la red del metro urbano: A partir de los nuevos problemas que proponemos, el cerebro podrá construir los raíles que conectan unos pensamientos con otros. Todo, en pos de la resolución del problema planteado.

Es posible que haya oído hablar de los juegos de memoria. Así como, juegos para ejercitar la memoria, junto con acertijos y búsquedas de palabras, podrían ser una forma muy divertida y divertida de lograr este objetivo.

3. Usa todos tus sentidos

Los recuerdos no solo se pueden crear a través de lo que ven nuestros ojos. Seguramente, todavía recuerdas algún aroma que olías con frecuencia en tu infancia. Quizás recuerdes el olor a pan recién horneado por tu abuela. O puede recordar una canción que su madre solía cantarle cuando tenía miedo.

Cosas como estas que nos sucedieron espontáneamente en las primeras etapas de la vida, también podrían hacer que sucedan en la edad adulta. Así que trata de sacarle el máximo partido a tus sentidos. No importa que ahora tenga que intervenir la voluntad; el resultado es el mismo e igualmente reconfortante para quienes lo experimentan.

A modo de ilustración: imaginemos que tiene problemas para recordar el nombre de una persona. Dado que el oído está involucrado en la formación de la memoria, puede repetirlo varias veces en voz alta. Si sigue este consejo, verá que puede recordarlo.

Otro ejemplo: probar conscientemente el sabor de una determinada preparación, podrías hacer que al fijarla en tu memoria, incluso puedas recordar la receta de cocina que seguiste para prepararla. En este caso, estaría fortaleciendo el vínculo entre el cerebro y los órganos involucrados en las funciones del gusto.

4. Apóyese en recursos mnemotécnicos

Esta técnica de asociación de palabras, imágenes o frases podría ser de gran ayuda a la hora de mejorar la memoria a corto plazo, como sugiere este estudio de la Universidad de Ciencias Pedagógicas José Martí (Cuba). Memorizar textos rimados e incluso poemas es un recurso muy útil. Por ejemplo, para recordar qué meses tienen 30 días, muchas personas recuerdan: «Septiembre tiene 30 días, con abril, junio y noviembre».

Incluso puede usar sus propias reglas basadas en información personal fácil de recordar. Nos referimos, por ejemplo, a las iniciales de los nombres de familiares u otras personas importantes para usted. Utiliza las fórmulas que te resulten más cómodas para realizar este sencillo ejercicio de repetición.

5. Segmentar la información y organizarla

Muchas veces, nos resulta difícil recordar un número de teléfono de 10 dígitos si tratamos de recordarlo como un todo. Sin embargo, cuando lo separamos en secuencias de tres, cuatro o dos números, la misma tarea se vuelve incomparablemente más simple.

Recordar los números de teléfono que más usamos podría ser un ejercicio excelente y útil para entrenar nuestra memoria. Sobre todo, en aquellas ocasiones en las que dejamos el móvil en casa. El ejercicio consiste en repetir estos bloques de dígitos varias veces hasta que puedas fijar en tu memoria el número de teléfono en cuestión.

El principio de segmentación se puede aplicar a infinitas situaciones que requieren que te organices. Seguramente, mientras estudiabas, hiciste una tabla sinóptica donde resumiste las ideas principales de un texto. Entonces esto podría ser una gran práctica. Anímate y Haga diagramas con la información que necesita recordar.

Recuerde que los datos e imágenes específicos son mucho más fáciles de retener para nuestro cerebro. Entonces, hagámoslo más fácil para él ejercitándolo.

6. Come mejor

Por supuesto, existe una relación entre la dieta diaria y la actividad cerebral. Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 mejora la memoria, según este estudio de la Universidad Estatal de Ohio. Recuerde que el salmón, las nueces y los aguacates son alimentos ricos en omega-3.

Además, la proteína vegetal que aportan las frutas y verduras son fundamentales para que se produzcan los procesos físico-químicos que permiten al cerebro crear nuevas conexiones.

En este enlace, puede ampliar la información sobre los tipos de demencia que no son la enfermedad de Alzheimer.

7. Duerme bien

Debes haber notado que es más difícil recordar alguna información cuando el día está llegando a su fin. Lo más probable es que también te ocurra que no recuerdas algo sencillo, después de haber dormido solo 3 o 4 horas.

Es normal. Son los signos lógicos del agotamiento. Necesitamos dormir tanto como necesitamos comer. Para nadie es un secreto que el cerebro necesita descansar para funcionar.

Por tanto, parece urgente limpiar nuestros hábitos de sueño. Pero, ¿Qué se entiende por una rutina de sueño saludable? Tan sencillo como dormir entre 7 y 8 horas diarias. Idealmente, te acuestas y te despiertas a la misma hora todos los días. Idealmente, también incluiría una pequeña siesta de 20 minutos después del almuerzo o el almuerzo. Suelen ser extremadamente reconstituyentes.

No por sentado, es menos importante recordar evitar ver televisión en la cama después de la cena. Tenga en cuenta, por otro lado, que comer una comida abundante puede provocar insomnio.

8. Practica ejercicios físicos

Mejorar la memoria a corto plazo es otro de los muchos beneficios que nos aporta la práctica regular de ejercicios físicos. Al hacer ejercicio, el cuerpo se oxigena; no solo los pulmones, sino también el cerebro. De esta forma, también aumentará la capacidad de nuestro órgano de gobierno por excelencia para mantener activas aquellas áreas implicadas en la memorización. Así lo sugiere este estudio de la Universidad Parthenope de Nápoles (Italia).

Particularmente beneficioso, en este sentido, es andar en bicicleta, correr o caminar a paso ligero. Son los que se conocen en la jerga deportiva, como el aeróbic.