Acoso laboral

¿Qué es el acoso laboral?

Comprender y abordar el acoso en el lugar de trabajo

El acoso en el lugar de trabajo (o mobbing) es una conducta no deseada por parte de un jefe, compañero de trabajo, grupo de compañeros, vendedor o cliente cuyas acciones, comunicación o comportamiento se burla, degrada, menosprecia o ridiculiza a un empleado. Las agresiones físicas, amenazas e intimidación son formas graves de acoso.

El acoso también puede incluir bromas ofensivas, insultos, apodos ofensivos, imágenes pornográficas en un ordenador portátil y fotografías u objetos ofensivos.

Interferir con la capacidad de un empleado para hacer su trabajo también se considera una forma de acoso.

Los empleados pueden sufrir acoso cuando no son el blanco del acosador debido al ambiente de trabajo negativo que puede desarrollarse a causa del acoso.

¿Qué es concretamente el acoso en el trabajo?

Degradar a otro individuo es ilegal y discriminatorio. Como forma de discriminación en el empleo, el acoso puede vulnerar los siguientes derechos de la Constitución:

  • Derecho a la dignidad personal (Art. 10)
  • Derecho a la igualdad y a la no discriminación (Art. 14)
  • Derecho a la integridad física y moral (Art. 15)
  • Libertad ideológica y religiosa (Art. 16)
  • Derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen (Art. 18)

El Estatuto de los Trabajadores los protege del mobbing en los artículos 4 y 50.1 de la sección segunda. El acoso laboral también vulnera la ley 14/86 General de Sanidad (Art. 10) y la Ley General de Seguridad Social (Art. 123 y 127).

En el Código Civil encontramos los artículos 1902 y 1903, que hablan sobre la reparación del daño causado a una persona, ya sea por culpa o por negligencia. Las víctimas de mobbing también pueden acogerse a los artículos 176 y 316 del Código Penal, que hablan sobre la protección de la salud e integridad física, y a la Ley Orgánica 14/1999, que trata sobre la protección a las víctimas de malos tratos.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece el derecho de los trabajadores a su integridad física, al respeto a su intimidad, a la consideración a su dignidad y a la protección frente a las ofensas físicas o verbales.

Las clasificaciones protegidas de los empleados, dependiendo de su estado, pueden incluir:
  • Edad
  • Carrera
  • Religión
  • Origen nacional
  • Sexo o género
  • Identidad de género
  • Orientación sexual
  • Discapacidad física o mental
  • Color
  • Embarazo
  • Información genética
  • Peso

El acoso se convierte en ilegal cuando:

  • Conlleva acciones ofensivas y no deseadas, la comunicación o el comportamiento se convierten en una condición para continuar con el empleo.
  • El comportamiento es lo suficientemente severo y penetrante como para crear un ambiente de trabajo que cualquier individuo razonable encontraría intimidante, hostil o abusivo.
  • Hay represalias por presentar un cargo de discriminación, participar en una investigación de acoso o en una demanda bajo estas leyes. En definitiva, los empleados tienen derecho a impugnar las prácticas de empleo que consideren que constituyen acoso.
  • Rebaja a un empleado por cualquier aspecto de su condición de padre o madre, apariencia, peso, hábitos, acento o creencias puede considerarse acoso y puede sumarse a una reclamación sobre un ambiente de trabajo hostil.

¿Qué tan frecuente es el acoso laboral?

No hay manera de saber con certeza cuánto está extendido los diversos tipos de acoso en el lugar de trabajo. Sin duda, muchos no se denuncian.

Otros son manejados adecuadamente por los empleadores sin necesidad de intervención del gobierno.

Un estudio de la Asociación contra el Acoso Psicológico y Moral en el Trabajo, con datos de 2017, concluye que en España un 15% de los trabajadores sufre mobbing en su entorno laboral.

Las razones específicas de los cargos se detallan a continuación en orden descendente. Algunos cargos incluyen más de una razón, así que los porcentajes suman más de 100:

Represalias: 48,8% de todos los cargos presentados

Raza: 33,9%

Discapacidad: 31,9%

Sexo: 30,4%

Edad: 21,8%

Origen nacional: 9,8%

Religión: 4,1%

Color: 3,8%

Prevención del acoso en el lugar de trabajo

En cualquier caso de acoso en el lugar de trabajo, el comportamiento de un empleador debe cumplir un cierto estándar a los ojos de la ley.

El simple hecho de publicar una política antiacoso, aunque es un paso positivo, no es suficiente para probar que un empleador se tomó en serio el acoso laboral.

Los empleadores deben desarrollar políticas que definan claramente las acciones, el comportamiento y la comunicación inapropiados.

Se debe prevenir entre los trabajadores el acoso laboral

Los trabajadores deben ser entrenados y educados a través del uso de ejemplos, y la política debe ser aplicada.

Si el acoso se menciona a un supervisor, es observado por un supervisor o es cometido por un supervisor, el empleador es particularmente responsable si no se realiza una investigación.

Una política de acoso clara ofrece a los empleados las medidas adecuadas a tomar cuando crean que están sufriendo un acoso.

Las empresas deben poder demostrar que se realizó una investigación adecuada y que los culpables fueron debidamente disciplinados.


Conoce los tipos de acoso: